Calles anegadas por onda tropical

10
Santa Cruz Pueblo, bajo el agua en la plaza principal.

Un torrencial aguacero cayó en Santa Cruz Pueblo generando inundaciones y que hasta los vehículos se quedaran varados por el agua que subió más de 10 centímetros en toda la comunidad.
La gente en la calle miraba cómo subían las láminas de agua que no escurría por los pozos de absorción por falta de limpieza del personal del Ayuntamiento, pues no solo están saturados de basura, también se cubren de exceso de lodo y maleza que crece por la humedad.
Ayer pasadas las 3 de la tarde comenzó a sentirse la lluvia provocada por una onda tropical que se extiende por toda la Península de Yucatán y parte del Golfo de México, la cual ocasionó que en cuestión de minutos se inundaran las calles, el parque principal e incluso, los patios que colindan con las vías aledañas.

La chihua es una de las mejores inversiones de los campesinos.

Benditas lluvias
Por otra parte, en la localidad de Dzotzil, del municipio de Hecelchakán, estas lluvias favorecen el campo donde predomina la siembra de la calabaza conocida como chihua junto con otros cultivos, como el maíz, utilizados como una opción para generar ingresos extra.
Los hombres del campo aseguran que si bien el exceso de agua mata los cultivos, en tiempos de sequía no se puede trabajar porque no brotan las semillas y es difícil trabajar la tierra que requiere humedad.
El campesino Carlos Enrique Moo Ceh recalcó que para esta temporada sembró la calabaza en poca cantidad para no tener tantas pérdidas por falta de agua, sin embargo, las lluvias frecuentes le beneficiaron porque ha tenido buena cosecha y por ende, mejores ingresos que le permitirán recuperar su inversión y llevar el gasto al hogar.
El año pasado –dijo– perdió gran parte de la siembra luego de invertir entre insumos y semillas de chihua alrededor de tres mil pesos, y aunque solo emplea cerca de un kilo de semilla por hectárea y de dos a tres bultos de fertilizante, la inversión es menor que con el maíz. Para considerar una buena cosecha deben reunirse 600 kilos de pepita por hectárea que venden a 35 o 40 pesos el kilogramo, dependiendo del comprador.

Información: Rosendo Balan Caamal