Eran las 6:30 de la mañana y muchas almas ya esperaban en la puerta del Santuario de San Román para ver aparecer al Cristo Negro para seguirle en procesión por la bahía de Campeche con la Virgen de la Asunción.
Ni el Sol ni el fuerte calor disminuyeron la fe de los católicos que participaron en la misa de preparación de la imagen, que pasadas las 7 de la mañana fue montada en un catamarán para su recorrido en lanchas de los pescadores, por mar, tradición que ayer cumplió 10 años.
El paseo que duró poco más de dos horas; inició en el muelle de San Román hasta la dársena de San Francisco para retornar al punto de salida en compañía del párroco Martín Mena Carrillo y decenas de fieles que este año superaron las 24 mil visitas al Santuario.
El paseo por mar del Cristo Negro, que cumple 453 años de llegar a tierras campechanas, refuerza la fe de los pescadores que aseguran, “el patrono bendice el mar para que haya buena captura”.
Al volver a tierra el obispo de Campeche, José Francisco González González, ofició una misa a la que se unió el secretario de Cultura, Delio Carrillo Pérez, como representante del Gobierno del Estado. Por primera vez fue interpretado un canto escrito por una mujer peruana como agradecimiento a un favor concedido, en tanto la imagen subía a su altar.