En Calkiní, sin incidentes en la pintadera

63
En los barrios y colonias de Calkiní, así como en las comunidades, los jóvenes salieron a divertirse en la pintadera

Como parte de las últimas actividades del Carnaval en Calkiní, se llevó a cabo la tradicional pintadera, que transcurrió en calma en los barrios y colonias de la cabecera municipal; en tanto que en Dzitbalché, Bécal y Nunkiní, se establecieron horarios y lugares para que los niños, jóvenes y adultos pudieran divertirse en esta última jornada, en la que se quemó a Juan Carnaval.
Previamente, desde temprana hora salieron los grupos de comparsas y estudiantinas para deleitar a la ciudadanía con sus bailes en las principales calles y poco después del mediodía se comenzó a notar la presencia de jovencitos de los diferentes barrios y colonias para participar en la pintadera, que transcurrió con mucho respeto, los convoys de unidades policiacas recorrieron toda la geografía municipal.
En la comunidad de Tepakán, los grupos de “gallitos” hicieron la delicia del público, lo mismo que los “pochobes” en Dzitbalché.
Los participantes en la pintadera recorrieron las calles, pero en todo momento respetaron a las familias, solo pintaban a los que querían unirse al relajo. No se utilizó pintura prohibida, sino que nada más lo autorizado, lo que motivó que los elementos de Seguridad Pública solo se mantuvieran a la expectativa.
El comité organizador del Carnaval, desde horas antes de la celebración de la pintadera hizo las recomendaciones pertinentes, ya que quedó estrictamente prohibido utilizar pintura de aceite.
Posteriormente, en la cabecera municipal se realizó la quema de Juan Carnaval, previamente leyeron su “testamento”.
Las fiestas dedicadas al rey Momo, la población las disfrutó al máximo, y este miércoles inicia el tiempo de reflexión al comenzar la temporada de Cuaresma.

En Escárcega, en el campo de béisbol “Francisco Castillo Maldonado” se llevó a cabo la pintadera

ESCÁRCEGA
Por otra parte, en Escárcega la pintadera transcurrió sin incidentes, que como cada año se llevó a cabo en el campo de béisbol “Francisco Castillo Maldonado”.
Decenas de personas (hombres y mujeres y niños) se “batieron” en la pintadera con pinturas vinílicas, incluso algunos llevaron bolsas con “pica pica” y huevos podridos que se los arrojaban solo a los jóvenes que participaban.
Las familias no fueron afectadas, ya que había vigilancia por parte de los uniformados de Seguridad Pública Municipal para cuidar el orden, así como personal de Protección Civil y paramédicos de la Cruz Roja.

Información: Rosendo Balán Caamal / Rafael Can Santos