Los barrios tradicionales de nuevo cobraron vida durante el Martes de Pintadera, gracias a la promoción del Ayuntamiento y a la colaboración entusiasta de vecinos que hicieron posible la instalación de los tradicionales toldos donde hubo baile, “toro petate”, pintura y mucha diversión.
En un recorrido por la ciudad, Novedades Campeche constató la bullanguera y colorida tradición, que pese a los desafíos de la modernidad, se mantiene viva, y en esta ocasión contó con un punto a favor: el trabajo de la Unidad de Cultura del Ayuntamiento de Campeche para revivir los toldos y los “Lunch bailes”.
El primer punto de reunión fue el Foro “Ah Kim Pech”, donde desde las 10:00 horas llegaron personas provenientes de diversas colonias de la ciudad con mesas, alimentos y bebidas, así como una buena provisión de depósitos de pintura, sin faltar el tradicional “trapo” para participar en la “batalla” de colores.
Como en cada año, el lugar contó con la presencia de grupos musicales, quienes al ritmo de cumbia, salsa y merengue hicieron bailar por horas a los asistentes al Foro.
En el lugar, destacó la presencia de los reyes del Carnaval, Duly Sosa Andino y Manuel Pérez Hernández, “Duly I” y “Manuel I”, quienes al ritmo de la música contagiaron a todos los participantes, y en un hecho inédito, revivieron el tradicional “toro petate”.
En el lugar estuvo presente, en representación del alcalde Edgar Hernández Hernández y la directora de la Unidad de Cultura, Diana Lorena Escalante Arceo, el coordinador del Carnaval y Fiestas Tradicionales, Manuel Dzul Chiquini, así como integrantes del Comité Ciudadano de Fiestas Tradicionales.
Después, tal y como lo anunció la Coordinación del Carnaval y Fiestas Tradicionales, se inició el recorrido por los toldos que se instalaron en diversos puntos de la ciudad, incluso en algunas juntas municipales y comunidades vecinas como Tinún.
Para responder al mayor número de invitaciones, los soberanos del Carnaval se separaron para participar, lo cual no mermó en ningún momento la dinámica y bullanguería del momento, pues cada uno se desempeñó con gran entusiasmo, colgándose al hombro los tirantes que sostenían al “toro petate”, muy bien confeccionado con tela de colores, hule espuma y cartón.
En cada una de las visitas, el grupo encabezado por “Duly I”, y “Manuel I”, arribó con pintura, y algunos obsequios, así como con tres “toros petate”, para que también la gente del lugar tuviera la oportunidad utilizarlos y jugar la tradición del Martes de Carnaval.
De igual manera, el Ayuntamiento de Campeche se aseguró que en cada uno de los toldos no faltara la alegría musical y para ello, se contó con la presencia de conjuntos musicales y tecladistas que amenizaron por varias horas.
Entre los toldos que formaron parte de este itinerario destacaron el que se instaló en el Mercado “Pedro Sáinz de Baranda”, donde se contó con la presencia de “Carlos Bolaños y sus Teclados”. Dos en el barrio de San Román, uno ubicado en sobre la calle Abasolo y otro por Aldama, amenizados por “Binomio y sus Teclados” y “Ramón Novelo y sus Teclados”, respectivamente.
En Santa Ana, sobre la calle 49, mejor conocida como calle del Zapote, la tradición se vivió al son de “Piñón y sus Teclados”; y en el barrio de San Francisco, en la calle Arista, la fiesta se armó a lo grande con la participación de “Orbit y sus Teclados”.


La bullanguería se trasladó también a diversos puntos de la ciudad, como fue el caso del Fovissste Belén, donde los vecinos del andador Zapote convocaron al fraccionamiento a vivir la pintadera, y para ello contaron con la presencia del rey del Carnaval, “Manuel I”, que pese a la extenuante jornada no dejó de alegrarlos y bailar el “toro petate”, junto con todo el equipo de la Unidad de Cultura Municipal.
Cabe mencionar que este lugar estuvo amenizado por “El Fantasma y sus Teclados” y también contó con la participación de más de una docena de bailarines de la Academia de Salsa Infantil “Soneritos”, a cargo de la maestra Lizet Castro Herrera, quienes por su alegría y buen ritmo cosecharon numerosos aplausos de los asistentes.
Casi al cierre del recorrido del Martes de Carnaval, Novedades Campeche tuvo oportunidad de entrevistar al rey “Manuel I”, quien manifestó estar sumamente sorprendido de la respuesta de la gente a la iniciativa del Ayuntamiento, para el rescate de los toldos.
“La gente está feliz. Ha sido una gran experiencia pues cuando llegábamos, la gente no creía que se trataba de los Reyes del Carnaval, que estaban ahí para convivir y divertirse con ellos. Sin duda fue un gran acierto el retomar esta importante tradición de Martes de Pintadera”, subrayó.
Adelantó que queda mucha más alegría para disfrutar pues en marzo, se realizará la tradicional “Quema de Juan Carnaval”, así como otras sorpresas que habrán a lo largo de su reinado”.
Sin embargo, fue en el toldo del barrio de San Francisco donde prácticamente culminó el recorrido, con un saldo de mucho baile, alegría y color, pero sobre todo la actitud y los comentarios de los ciudadanos, quienes felicitaron al Ayuntamiento y a los Reyes de Carnaval por revivir esta importante tradición.

LA TRADICIÓN SE RENUEVA
Aunque Martes de Pintadera, no tiene el mismo significado de antaño, el Cronista de la Ciudad, José Manuel Alcocer Bernés, señala que ésta como otras tantas tradiciones de Campeche afrontan desafíos que conducen al cambio y a la renovación.
Destacó que se trata de una de las tradiciones más antiguas de la cual deben sentirse muy orgullosos los campechanos. “Es tan antigua, tanto como la misma fundación de la Villa de San Francisco de Campeche en 1540, fecha en que se vivían festividades similares y que se sincretizaron con las costumbres mayas”.
Alcocer Bernés comentó que pese a no definirse la fecha exacta, con más de 400 años de existencia, el Carnaval de Campeche es considerado el más antiguo de México, siendo la pintadera uno de sus rasgos más característicos.
Sin embargo, agregó que fue hasta 1941 cuando el Ayuntamiento de Campeche, tomó la responsabilidad de organizarlo, pero sin perder su esencia de fiesta de pueblo, en la cual cada barrio elegía a su reina, que participaba por igual en los derroteros y demás actividades carnestolendas.
Sobre la tradición del Martes de Pintadera, recordó que antiguamente, la gente no utilizaba la pintura de aceite o tintes de agua como ocurre en la actualidad, sino que recurría a colorantes naturales como el añil, un tono de azul, que incluso servía para el lavado de la ropa.
Explicó que la “batalla” del Martes de Pintadera se ha modificado al paso de los años, adecuándose al momento histórico que marca el curso o evolución de la vida política, social y económica del Estado, siendo uno de los hechos más claros, la prohibición jugar la pintadera en el Centro Histórico y barrios tradicionales a partir del nombramiento de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad, lo cual llevó a las autoridades municipales a delimitarla al Foro “Ah Kim Pech”.
“Es por ello, que se percibe una cierta merma en esta celebración, aunado a otros factores como la economía, pues muchas familias ya no pueden invertir en la compra de pintura y demás menesteres para la pintadera, o por tener que trabajar no poseen el tiempo para participar”, precisó.
También existe el hecho innegable de que en las últimas décadas ha sido de menos a más la migración al Estado, en especial a esta ciudad capital de población de otras entidades del país, principalmente de Chiapas, Tabasco y Veracruz, quienes son ajenos a las costumbres de Carnaval.
Sin embargo, al hacer un recuento del Carnaval de Campeche 2018 y la iniciativa de rescate a las tradiciones que se vivió durante la Algarabía Campechana con el uso de atuendos típicos; y el Martes de Pintadera con los toldos, el resultado es uno y contundente, el agradecimiento y la alegría de la gente que ayer salió de sus casas a despedir la fiesta, atraídos por la música, el baile de “toro petate” y la bullanguería.

Información: Noemí Heredia Bernés