Un héroe de carne y hueso

12

Por: Lorena García Mëndez

Los bomberos somos una gran familia que está al servicio las 24 horas del día para poder ayudar a los ciudadanos en situaciones de emergencia, señaló Ricardo Rodríguez Hernández, segundo comandante y responsable de servicios del departamento de Bomberos de Campeche, quien ha dedicado 30 años de su vida a esta noble labor.
En entrevista con Novedades de Campeche, consideró que esta actividad requiere de mucha responsabilidad así como del apoyo de la familia, a fin de realizar bien cada una de las acciones que tienen el objetivo de salvaguardar a la población aún cuando signifique que tu propia vida pueda estar en riesgo.

¿Por qué eligió ser bombero?
Cuando era pequeño mi sueño era unirme a las Fuerzas Armadas, ya sea al ejército o al sector naval. Sin embargo, a los 16 años empecé a trabajar como ayudante de albañil y uno de mis tíos formaba parte del Cuerpo de Bomberos, me animó a ingresar a este departamento que ya forma parte de mi familia.

¿Cuál ha sido el servicio más complicado que le ha tocado atender?
Durante 30 años he apoyado para proporcionar muchos servicios como extracción vehicular, espacios confinados, y el último que tuve fue complicado porque estuvo en riesgo mi vida porque me caí de un edificio con todo mi equipo y gracias a Dios sobreviví. Estábamos atendiendo una bodega donde había gran cantidad de material plástico que sería usado para el carnaval, ya estábamos a la mitad, pero me encontré con una escalera sin barandales y me fui al vacío.
Al entrar, por ejemplo, a un espacio confinado hay mucha responsabilidad al momento de sacar los cuerpos, hay que especificar muy bien dónde y cuándo, a qué hora, además de identificar el tipo de combustible que existe para poder entrar, eso te marca porque no nada más vas a entrar por entrar, primero debes cuidarte a ti mismo para poder ayudar a los demás.

¿Qué pensó en ese momento en el que estuvo en riesgo su vida?
En ese momento no sientes nada, solo escuché los gritos “hombre abajo” por parte de mis compañeros, quienes se pusieron alerta para poder sacarme.
De antemano sabíamos que no había nadie al interior del domicilio, pero no entramos solos, entran varias cuadrillas como apoyo auxiliar y ellos se dieron cuenta, por lo que lograron sacarme del incendio.

¿Cómo describiría la relación que tienen como equipo?
El departamento de bomberos es una familia porque 24 horas estamos franco y 24 horas de servicio.