El “Loco” Cámara, grande del beisbol campechano

48

Por: Efraín Collí Cimá

Del poder de sus muñecas salieron innumerables batazos que alegraron a los aficionados, y de su brazo, importantes victorias, pero es con el madero en las manos que el jugador de béisbol campechano, José René Cámara Alcocer, se dio a conocer.
En su oportunidad, coincidió con el hoy inmortal del béisbol azteca, Nelson Barrera Romellón, en el circuito de Liga Mexicana, pero ambos guardaron amistad en una historia que los unió desde pequeños en el barrio donde crecieron, en San José.
Quienes vieron a estos peloteros empuñar el bate, señalaban que entre Nelson y el “Loco” Cámara se contaba con dos bats de respeto.
Mantuvo tal poder con el bate en sus manos, que le permitió salir de la Liga Estatal Campechana y dar el brinco, sin pasar por la Academia de Pasteje, y debutar en Liga Mexicana de Béisbol con los Piratas de Campeche, en 1987; fue en un duelo contra los Diablos Rojos de México, en el extinto Parque del Seguro Social, en el entonces Distrito Federal, hoy Ciudad de México y su primer pitcher rival en el profesionalismo fue Juan Manuel Palafox.
Más tarde, a Cámara Alcocer lo enviaron a los Bravos de León (1988) y una campaña más tarde se retiro de este nivel.
Deportista consumado, José Cámara practicó deportes como el vóleibol y fútbol, pero fue en el béisbol donde encontró su momento cumbre que hoy lo pone como uno de los peloteros campechanos con historia en la LMB.
Nacido en 1957, en Campeche, es un pelotero temible con bate en las manos y a los envíos pegados, sin duda un grande del deporte campechano.
Hoy es reconocido con una Liga de Béisbol, en Samulá, que lleva su nombre.

¿Cómo inició en el béisbol?
Cuando trabajé en la empresa campechana de Láminas y Láminas, ahí comencé a jugar y de ahí subí a la Estatal Campechana y luego pegué el brinco directo a la Liga Mexicana de Béisbol.

¿En qué equipos de LMB jugó?
Jugué con Piratas de Campeche y Bravos de León.

¿Qué otras disciplinas ha practicado?
Vóleibol, pero el béisbol acaparó toda su atención.

¿Qué pitcheadas eran sus preferidas?
Tuve en las muñecas, bateaba la pelota pegada y la curva hacia afuera.

¿Tuvo amistad con Nelson Barrera Romellón?
Crecimos y jugamos juntos, pero a él (Nelson) lo mandaron a la Liga Metropolitana y a la Academia, cuando regresó lo hizo como un pelotero consumado.
Mi amistad con Nelson comenzó en el barrio de San José en 1975.

¿Qué representa el béisbol para usted?
Desempeñarme en el deporte ha sido uno de mis mayores orgullos, así como tener a infinidad de amigos.