Evaluará la Iglesia su rol y continuidad en diálogo

6
Un manifestante este domingo en Managua, con un cartel que ilustra a la primera dama y vicepresidente Rosario Murillo, con fama de “bruja”

Johnny Cajina, DPA y AFP/Managua

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), cardenal Leopoldo Brenes, anunció que los obispos se reunirán la semana próxima para evaluar su continuidad como mediadores en el diálogo nacional.
Al concluir la misa dominical en la Catedral, el arzobispo de Managua negó de nuevo que los prelados sean “parte de un plan golpista”, como los acusó el presidente Daniel Ortega el pasado 19 de julio, razón por la cual los “descalificó” como mediadores y testigos del diálogo entre el gobierno y la oposición, que inició en mayo y está estancado.
Ortega también acusó a la CEN de apoyar a “grupos satánicos y criminales”, en alusión a los manifestantes antigubernamentales, y de usar “muchos templos como cuarteles para almacenar armas y bombas”.
Pero Brenes dijo que los templos católicos abrieron sus puertas a los manifestantes desarmados, retomando un pensamiento del papa Francisco que mandaba a las iglesias a “convertirse en hospitales de campaña” en zonas de mucha violencia. “En una actitud de humanidad eso fue lo hicimos”, aseguró.
“En ningún momento los obispos han permitido que alguien entre con armas a las iglesias”, reiteró.
Sobre el desalojo del improvisado campamento de madres y esposas que tienen familiares en la temida prisión capitalina de El Chipote –campamento que fue trasladado a los predios de la Catedral de Managua–, el prelado señaló que “tener un hijo en la cárcel es duro, es un gran dolor, creo que hay que tener consideración para ellas”.
El gobierno convocó el sábado a partidarios y empleados públicos a marchar hacia El Chipote para desalojar con violencia el campamento, denunciaron activistas de derechos humanos. “Quizá debió ser en otro momento (la marcha oficialista). Gracias a Dios no se les ultrajó (a los familiares) y la iglesia las acogió con humanidad”, dijo Brenes.
El portal de noticias Confidencial hizo pública ayer una carta del reconocido teólogo de la liberación y antiguo aliado de los sandinistas, el brasileño Leonardo Boff, en la que manifestó su apoyo a los obispos de Nicaragua.
Boff, presidente de honor del Centro de Defensa de los Derechos Humanos de Petrópolis, se declaró “perplejo por el hecho de que un gobierno que condujo la liberación de Nicaragua pueda imitar las prácticas del antiguo dictador”.
“Nicaragua necesita del diálogo, pero antes de todo necesita que las fuerzas represivas cesen de matar, en especial a jóvenes. Esto es inaceptable. Nicaragua necesita paz y de nuevo paz”, señaló la misiva.
Mientras, opositores que exigen la renuncia del presidente Ortega volvieron a marchar este domingo en forma pacífica en Managua, mientras los universitarios anunciaron nuevas marchas contra el gobierno cuando los muertos desde el inicio de las protestas el 18 de abril suman al menos 350 y más de dos mil heridos, según fuentes humanitarias.
Los líderes universitarios anunciaron para hoy otra marcha pacífica y simbólica por el Día del Estudiante y para conmemorar el asesinato de cuatro alumnos que se manifestaban contra la dictadura somocista en la ciudad de León, en 1959.
Con las clases suspendidas en casi todos los niveles educativos desde abril, los estudiantes dijeron en un video que solo volverán a clases “bajo condiciones de democracia”, una de las exigencias al gobierno de la opositora Alianza Cívica, que integran junto a campesinos, empresarios y sociedad civil.

Milenio Diario