Banorte, un “aliado natural de gobiernos”

9

Miriam Ramírez y Braulio Carbajal/México

La fusión entre Grupo Financiero Banorte e Interacciones fortalece la banca mexicana, además de que inicia en vísperas de un cambio de gobierno en México, con el cual trabajará de la mano como lo ha hecho antes por el bien del país y para fortalecer el desarrollo de infraestructura que tanto se requiere, aseguró Carlos Hank González, presidente del Consejo de Administración de Grupo Financiero Banorte.
En entrevista con MILENIO, el directivo sostuvo que México se encuentra en el sitio 14 a escala global en términos de producto interno bruto y en el lugar 62 en materia de infraestructura, lo que hace evidente un rezago importante en el desarrollo de este tipo de proyectos, tanto a escala regional como de obras de impacto social.
“Somos un aliado natural del gobierno federal, de los gobiernos estatales, de los gobiernos municipales para ser una
herramienta que nos ayude a potenciar el desarrollo y el financiamiento de infraestructura. Estamos muy entusiasmados pero, sobre todo, muy comprometidos en trabajar con esta nueva administración para entender cuál es el enfoque y poder ver la mejor manera de que
Banorte contribuya, y siga contribuyendo como lo hemos hecho siempre, en el desarrollo de nuestro país”.
Con la fusión, Banorte se convierte en el gigante de la infraestructura pública en México, toda vez que de los 541 mil 225 millones de pesos que la banca comercial tiene comprometidos en crédito gubernamental, 205 mil 281 millones pertenecen a la financiera regiomontana, es decir, 38 por ciento del monto total.
Lejos, según cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, quedan el español BBVA Bancomer, con una cartera gubernamental de 125 mil 408 millones; el también ibérico Santander, con 55 mil 974 millones, y el estadunidense Citibanamex, con un portafolio de 43 mil 855 millones de pesos.
El impacto de Banorte en este rubro es tan significativo que se encuentra cerca de los casi 210 mil millones de pesos que administra un banco de desarrollo especializado como el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras).
Al cuestionarle sobre lo que pensaría el fallecido empresario don Roberto González Barrera, fundador de Grupo Financiero Banorte, de esta fusión y de convertirse en el segundo banco más importante, con lo que lo denominan el “gran campeón de la banca mexicana”, Hank González aseguró que se sentiría orgulloso.
“Estoy seguro de que se debe sentir muy orgulloso donde quiera que esté, le pido que me siga guiando desde donde está porque vamos bien, no es una obsesión ser el más grande sino ser el mejor, el mejor para nuestros clientes, el mejor para nuestros inversionistas y para los más de 28 mil colaboradores que son parte de la familia Banorte”, expresó.
En materia de seguridad, y tras lo ocurrido en una de sus sucursales en Sonora, en donde algunos colaboradores fueron tomados como rehenes y posteriormente liberados, mencionó que son hechos lamentables, por lo que tanto éstos como los hackeos al sistema financiero mexicano son retos en los que habrá de seguir trabajando junto con el nuevo gobierno y las autoridades.
“No estamos exentos de eso y colaboramos de la mano de las autoridades, seguimos y trabajamos junto con ellos en los lineamientos que podamos ir juntos estableciendo para fortalecer y garantizar la seguridad a todos”, dijo.
Hank González considera que con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia, tras un proceso maduro de la democracia, los mexicanos demuestran las ganas de construir un mejor país.

Milenio Diario