Pide la Iglesia evitar caer en manos de los falsos profetas

7

La Iglesia exhortó a la población a no dejarse engañar por falso profetas que se aprovechan de un momento de desesperación para equivocarlos en la fe e incluso afectar su patrimonio, afirmó el presbítero Gerardo Casillas González, vocero de la Diócesis de Campeche.
Ante el incremento de movimientos que bajo la bandera de la “fe” prometen “milagros” de salud, solucionar problemas económicos e incluso sentimentales, el sacerdote alertó de que la auténtica acción de Dios sucede a través de los sacramentos y de la oración personal, por lo tanto no cuenta ni un solo peso.
Entrevistado en particular por las organizaciones que compran espacios en canales de televisión, generalmente en horas de la madrugada, y en los que se promete un cambio de fe o solución a los problemas de la gente mediante la inversión de una llamada o la compra de aceites, pañuelos u otros artículos, el vocero de la Diócesis de Campeche afirmó que en la actualidad existen muchos falsos profetas.
“Entre ellos personas que se dedican a hacer negocio de la buena fe de la gente, ofreciéndoles que el manto sagrado, el agua del Jordán o el agua milagros, todo por un módico precio. Por eso el llamado de la Iglesia es que nos se caiga ni este tipo de engaños ni en fanatismos”.
Aclaró que si bien existen ciertos elementos como el agua, el aceite, la sal que son utilizados para actos sacramentales, éstos no pueden ser utilizados de manera deliberada por quien prometa un milagro o solución a determinada situación, recibiendo a cambio una remuneración económica, bajo la promesa que sea.
“Hay que tener mucho cuidado en cuanto a estos grupos que utilizan la publicidad, tanto por internet o televisión, ofreciendo la compra de algo, una imagen, medalla, agua o aceite para generar un cambio milagroso o peor aún, prometer la intervención de Dios en algo. Hay que tener mucho cuidado con estas “ofertas de salvación”, que en algunos casos llega a dañar el patrimonio de las familias”, recalcó.
Por el contrario, explicó que la auténtica ayuda espiritual no tiene un precio, ya que fe en el verdadero Dios es un acto de confianza que no requiere más que la voluntad de la gente de abrir su corazón para que plenos en su gracia la vida se desarrolle y resuelva de la mejor manera.
“Claro que para lograr esta vida de gracia, Jesús no dejó los sacramentos como el Bautismo, la Confesión, la Eucaristía, la Confirmación. Yo por eso les digo que, ante cualquier momento de desesperación o problema, tan sólo basta con acercarse sinceramente a Dios, principalmente aprovechar que tenemos en Campeche la bendición de tener muchas capillas de adoración perpetua donde cualquier día y hora pueden orar ante Jesús Sacramentado. Dios siempre tendrá la mejor respuesta”.

Información: Noemí Heredia Bernés