Injerencia rusa en 2016 sí ocurrió, acepta Trump

12
Ortodoxos participaron en Ekaterimburgo, Rusia, en una marcha en recuerdo de los cien años de la ejecución del zar Nicolás II por los bolcheviques

Agencias/Washington

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que acepta la conclusión de las agencias de espionaje de su país sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016, en una tentativa de apagar el incendio político provocado por sus declaraciones del lunes sobre el tema.
“Acepto la conclusión de nuestra comunidad de inteligencia de que la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 ocurrió”, dijo Trump en la Casa Blanca, una frase que constituye un brusco giro de timón para alejarse de la consternación y la avalancha de críticas que había generado el lunes luego de su cumbre con el líder ruso Vladímir Putin.
En una conferencia de prensa luego de esa reunión, Trump había dicho que no veía “razones” para que Rusia hubiera ejercido injerencia en los comicios, desmintiendo a los órganos estadunidenses de inteligencia. En un intento por apaciguar la crisis, Trump alegó ayer que se “expresó mal” en la conferencia de prensa junto a Putin. “Dije que no veía ninguna razón por la que tuvo que haber sido Rusia, pero debí haber dicho que no había razones para que no lo sea. Pensé que no sería tan claro con una doble negativa”, alegó Trump a guisa de explicación.
Pero incluso su supuesta aceptación de las conclusiones de inteligencia sobre la injerencia del Kremlin fue matizada este martes, ya que añadió sorpresivamente que “pudieron haber sido otras personas, también. Hay mucha gente por ahí”. En opinión del mandatario estadunidense, aun si se admite la injerencia de Moscú en las presidenciales,
“las acciones de Rusia no tuvieron ningún impacto en el resultado” de los comicios.
La mañana de ayer, en medio de un vendaval de críticas, Trump afirmó en Twitter que su reunión con Putin, por la que fue acusado de haber tratado con complacencia a su par ruso, había sido “aun mejor” que la cumbre con jefes de Estado de la OTAN del viernes en Bruselas.
La tensión en Washington era de tal magnitud que el senador conservador Bob Corker afirmó en un tuit: “Llegó el momento de que el Congreso se ponga de pie y recupere nuestra autoridad. Tenemos leyes para hacer eso”.
En una posición más delicada, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, dijo que “es muy claro” que Rusia interfirió en las elecciones de noviembre de 2016.
“Entiendo el deseo de que tengamos buenas relaciones. Es perfectamente razonable. Pero Rusia es un gobierno amenazante que no comparte nuestros intereses y tampoco comparte nuestros valores”, dijo Ryan. La líder de la minoría demócrata en la Cámara baja, Nancy Pelosi, destacó que Trump “se acobardó” ante la presencia de Putin.
“En lugar de defender nuestra democracia y nuestros principios democráticos, el presidente Trump se acobardó ante la presencia de Putin. Y el mundo entero vio eso”, se lamentó Pelosi, que compareció con otros legisladores demócratas.
Respecto de la cumbre militar de la OTAN en Bruselas, Trump afirmó que los países que forman el bloque “pagarán centenares de millones de dólares más en el futuro (en gasto militar), solo gracias a mí”.

Milenio Diario