Trump golpea a México y Peña alerta a migrantes

7
Selfie del mandatario con Ildefonso Guajardo, Miguel Alemán Velasco y Jesús Seade (atestigua Aristóteles Sandoval); el protector del celular decía AMLOVE.

Daniel Venegas, Cristina Ochoa, Carolina Rivera y Agencias / Guadalajara, México y Washington

Al tiempo que la caranava de migrantes partía de Tapachula, Chiapas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pasó del aplauso al golpe con el gobierno de México, al que acusó de “ser incapaz de detener” la avalancha de hondureños, en la que hay, dijo, criminales y desconocidos del Medio Oriente; mientras, su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, advirtió que el grupo de centroamericanos que no se apegue a la ley “difícilmente” podrá permanecer en el país o llegar a la frontera estadunidense.
A su vez, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, señaló que el gobierno no cederá a presiones externas y exigió respeto a las decisiones que adopte en materia migratoria.
Tres días antes de la nueva embestida a través de Twitter, el republicano había aplaudido a su vecino del norte por enviar policías federales a la frontera con Guatemala para frenar la entrada de los centroamericanos.
“Tristemente, parece que la policía y los militares de México son incapaces de detener la caranava de inmigrantes procedentes de Honduras que se dirigen a la frontera sur de EU. Se mezclan criminales y desconocidos del Medio Oriente. He alertado a la Patrulla Fronteriza y al ejército que se trata de una emergencia nacional”, escribió en su red social y remató: “¡Debemos cambiar las leyes!”.
En represalia por el avance del grupo de centroamericanos, que de acuerdo con cálculos de la Organización de las Naciones Unidas supera los 7 mil, Trump anunció el recorte “sustancial” de la ayuda económica que concede anualmente a los países del Triángulo Norte de Centroamérica.
“Guatemala, Honduras y El Salvador no fueron capaces de hacer el trabajo de impedir que la gente saliese de su país y viniese de manera ilegal a EU. Comenzaremos ahora a recortar, o reducir sustancialmente, la enorme ayuda extranjera que rutinariamente les damos”, tuiteó.
El estadunidense reprochó que su gobierno le entrega “cientos de millones de dólares” a estos países, dinero que se destina a programas de apoyo a la democracia y la lucha contra narcotráfico, “y ellos no hacen nada por nosotros”.
Por la noche, en entrevista con medios estadunidenses, prometió que enviará a su frontera sur tantas tropas del ejército “como sea necesario” para detener el avance del contingente, e insistió en que en estas filas hay personas del Medio Oriente.
Ante esta “situación inédita”, su homólogo mexicano alertó a los integrantes de la caranava que han optado por mantenerse fuera del orden legal que de continuar en esta actitud, “difícilmente podrán lograr su objetivo”, ya sea de ingresar a EU o de permanecer en México.
Al participar en la 16 Cumbre de Negocios, en Guadalajara, Jalisco, el Presidente se refirió a la “forma abrupta en la que se presentó esta entrada por nuestra frontera sur” y señaló que ya hay quienes han iniciado los trámites legales para solicitar refugio en México “y poder tener una condición de migrante ordenada y legal”.
Resaltó que solo al amparo de una migración y de un tratamiento legal al ingresar a territorio mexicano “es como podrán tener eventualmente acceso a este derecho que nuestra Constitución consagra”, por lo que hizo un llamado a que se apeguen a estos principios.
Por separado, el secretario de Gobernación sostuvo que México no cederá a presiones externas que buscan provocar una reacción hostil contra la caravana de migrantes, sin embargo tampoco consentirá “las presiones” de grupos de interés que se han aprovechado de esta población centroamericana para llegar a EU.
“El gobierno mexicano respeta cualquier declaración de presidente alguno y exige respeto a sus nacionales, a sus decisiones soberanas y a las acciones que toma en el marco del cumplimiento de sus leyes”, manifestó Navarrete, quien aclaró que no se ha enviado personal del Ejército y que la Policía Federal está desarmada.
No obstante, rechazó que México caiga ante las presiones de grupos de interés, que se han aprovechado de la condición de vulnerabilidad de este grupo y utiliza a familias, niños, jóvenes y mujeres para llegar al país del norte, ya que, según información que ha recibido de los países del Triángulo Norte, se presume la presencia de personas dedicadas a actividades ilícitas.
Navarrete informó que se estima que alrededor de 5 mil personas provenientes de Honduras, Guatemala y El Salvador ingresaron al país de forma irregular durante los últimos días y han recibido mil 128 solicitudes de refugio por parte de migrantes hondureños.

Milenio Diario