Declaración ignorada… en libertad agonizante

8

La “Declaración Universal de los Derechos Humanos” fue adoptada por la Tercera Asamblea General de las Naciones Unidas, el 10 de diciembre de 1948, en París; es un documento que marca un punto importante en la historia de los Derechos Humanos fundamentales que deben protegerse en el mundo entero, pero que en la práctica se ha convertido en un texto más, olvidado en estantes o cajones de escritorios, porque los derechos son manejados de manera arbitraria, curiosamente, por quienes tienen toda la autoridad para ejecutarla y aplicarla de acuerdo a la justicia, en beneficio de toda la familia humana. Ahora, de quienes hay que protegerse es de quienes ostentan símbolos y signos de autoridad disfrazados en su incompetencia, tan solo con una ambición desmedida que proyectan el desconocimiento y el menosprecio de tan importante documento rector en la impartición de justicia, y defensa primordial de los seres humanos, que ante esta miseria humana colectiva, se hayan en la más completa indefensión, solicitando tan solo el apoyo del Chapulín Colorado, para defenderlos de tan horrendo panorama que en trienios y sexenios se destapan como sidra decembrina.
¿Quién ha promovido mediante la enseñanza y la educación el respeto a derechos y libertades cuando se trafica con influencias que parten desde un eje central, que determina sin importar dignidades, trayectorias, capacidades y entrega total, en una práctica de imposiciones antidemocráticas, a las personas idóneas y justas para dirigir sin liderazgo pero con la consigna de continuar con la cadena tenebrosa de los mandatos al precio que sean, del poder? ¡Si todos los seres nacen libres e iguales en dignidad y derechos, y además dotados de razón y conciencia, entonces el miedo y el temor, las amenazas y golpes, los ceses y los cuatros, (trampas utilizadas para fabricar falsas pruebas en las cuales la gente cercana a la víctima se convierte en ejecutor), son el invencible enemigo mortal!
¡Si se tienen todos los derechos y libertades sin importar sexo, raza, religión, idioma, origen o posición política, porqué estar sometido a cualquier limitación de la propia soberanía!, ¡Porqué quien habla de inmediato es mandado callar si sus palabras no son de alabanza para los cabecillas en turno!, ¡Entonces donde está el derecho a la vida, a la libertad, y a la seguridad de su persona!, ¡Por qué no defender el que nadie deberá estar sometido a la mansedumbre y mucho menos a la servidumbre, ni a torturas, penas o tratos crueles, inhumanos y degradantes! ¿Quieren encontrar respuestas?, es fácil, ¡Tan solo sigan la punta de la madeja y hallarán del otro lado la luz del entendimiento!
Palabras más, palabras menos, palabras que esperan ojos ávidos y mentes abiertas para la conversión de ideas en hechos que demuestren que se puede hacer uso de la libertad de pensamiento y de conciencia, para manifestar en casa los más altos valores, en la escuela los conocimientos en la libertad del efecto colectivo, y en la sociedad la fuerza y el coraje para enfrentar el camino de la justicia que rompa con la costumbre de la DECLARACIÓN IGNORADA… EN LIBERTAD AGONIZANTE