ProMéxico espera que oídos sensatos decidan su futuro

19

Elsa Martha Gutiérrez y Cristina Ochoa/Guadalajara, Jalisco

Paulo Carreño King, director general de ProMéxico, reafirmó su opinión de que la instancia de la Secretaría de Economía no desaparezca e hizo énfasis en que confía que en el nuevo gobierno habrá “oídos sensatos” que decidan continuar con el proyecto que concretó inversión para el país.
Durante su participación en la Cumbre de Negocios, señaló que la promoción del país no es una labor que corresponde al gobierno de Enrique Peña Nieto, sino al Estado, y es para beneficio de los mexicanos.
Añadió que aún no ha evaluado lo que el país puede perder con la desaparición del programa. “Simplemente estoy en la ecuación de lo que se gana con ProMéxico y lo que se podría ganar en el futuro si seguimos pensando con sensatez en esta herramienta”.
Consideró que es interesante conocer cuáles serán las herramientas o programas que establecerán las próximas autoridades para “mover a México en el exterior y para atraer inversiones”.
Aseguró que se le pueden realizar cambios al nombre del programa, hacer modificaciones y adecuaciones.
Durante su ponencia, Carreño King recordó que más de 90 por ciento de los recursos del programa se han invertido y utilizado en las micro y pequeñas empresas de México, las cuales, afirmó, se han convertido en verdaderas aliadas de las grandes empresas.

T-MEC vs. TLC
El nuevo acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es 20 por ciento mejor que el Tratado de Libre Comercio original, dijo en el mismo evento Jesús Seade, parte del equipo negociador del Presidente electo.
“No es un cambio radical, pero es positivo para México”, dijo, y añadió que no haber tenido dicho pacto hubiera generado una crisis financiera, principalmente en el sector más pobre de la población.
Por su parte, Valentín Díez Morodo, presiente del Consejo Mexicano del Comercio Exterior, dijo que hay necesidad en el tema de diversificación de mercados; por ejemplo.
“Queremos repartir el pastel mejor. El caso de China ha sido muy bueno, hay buenas relaciones. Una de las bases del éxito debe ser la diversificación, adicionalmente a la tecnología y todo en lo que debemos incorporarnos; ese es el camino que debemos seguir para no permanecer rezagados en momentos de crecimiento económico del país”, dijo.
Díez Morodo expuso que los principales objetivos son la circulación de bienes, servicios capitales y de personas. “Nos falta mucho por hacer porque tenemos que trabajar en equipo, y entramos a un renglón de nuevas opciones necesarias como el apoyo a las Pymes e ir eliminando parte de las desigualdades sociales que existen”.

Milenio Diario