Muerte de Khashoggi, salvajemente planeada

13
Investigadores turcos encontraron ayer un auto que portaba placa diplomática saudita abandonado en un estacionamiento de Estambul.

Agencias/Estambul y Washington

La muerte del periodista saudita Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Estambul fue “salvajemente planificada”, afirmó ayer el portavoz del partido en el poder en Turquía.
“Estamos frente a una situación que fue salvajemente planificada y a un despliegue de esfuerzos consecuentes para disimular” ese asesinato, declaró en conferencia de prensa en Ankara Omer Celik, portavoz del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.
Estas declaraciones se producen en víspera de las revelaciones que ha anunciado el presidente Erdogan sobre “toda la verdad” del caso, que ha conmocionado a la comunidad internacional, y devastado la imagen del príncipe heredero saudita Mohamed bin Salmán, conocido como “MBS”.
Sin embargo, Turquía afirmó el lunes que quiere preservar sus relaciones con Riad pese a las repercusiones del asesinato del periodista.
“Arabia Saudita es un país importante para nosotros. Es un país hermano y amigo. Tenemos muchas asociaciones y no quisiéramos que estas se dañaran”, declaró el portavoz de la presidencia turca Ibrahim Kalin.
Khashoggi, un periodista crítico con el poder de la monarquía saudita, de 60 años, murió el 2 de octubre en el consulado de su país en Estambul.
Según la prensa turca, un comando saudita de 15 agentes fue enviado a Estambul para matar al periodista. Además, el jefe de este comando estuvo directamente en contacto con la oficina del príncipe heredero, tras el “asesinato”.
Las confesiones de Riad sobre la muerte de Khashoggi no han convencido en las grandes capitales occidentales. Arabia aludió a un “error monumental” para explicar la muerte del periodista, causada por una “pelea” en el interior del consulado, según la versión saudita, considerada poco creíble.
“Uno no puede evitar preguntarse cómo pudo haber una ‘pelea a puñetazos’ entre 15 jóvenes combatientes expertos (…) y Khashoggi, de 60 años, solo e indefenso”, escribió Yasin Aktay, asesor del presidente turco y amigo del periodista, en el diario progubernamental Yeni Safak.
“Cuanto más lo piensas, más claro parece que se burlaron de nuestra inteligencia”, agregó.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró el lunes que aún no está satisfecho con lo que ha escuchado de Arabia Saudita sobre la muerte de Khashoggi, pero destacó que no quiere que se pierdan las inversiones del reino.
“No estoy satisfecho con lo que he escuchado”, dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca. “No quiero perder toda la inversión que se ha hecho en nuestro país”.
“Pero vamos a llegar al fondo de esto”, agregó el mandatario, quien sostuvo que habló con el príncipe heredero sobre lo ocurrido.
A lo largo de la crisis, los comentarios de Trump han variado desde parecer que minimizaba el papel de Riad en el incidente hasta advertir de potenciales sanciones económicas. Ha reiterado la importancia que tiene el reino como aliado.
Alemania, Reino Unido, Francia y Turquía han presionado a Riad para que presente todos los hechos y la mandataria germana, Angela Merkel, aseguró que Berlín no exportará armas a Arabia Saudita mientras persista la incertidumbre sobre qué pasó.
La primera ministra británica, Theresa May, reclamó ayer que se conozca “la verdad” sobre el asesinato. “Tenemos que conocer toda la verdad sobre lo que sucedió”, dijo May ante el Parlamento en Londres.

Milenio Diario