OEA exige a Ortega reanudar el diálogo

2
La oposición convocó para hoy una nueva marcha contra el gobierno sandinista.

DPA y AFP/Washington y Managua

La OEA sumó presión este miércoles sobre el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, al aprobar una resolución que contempla “considerar todas las medidas posibles” en la búsqueda de salidas pacíficas a la crisis del país.
El texto, de ocho puntos, fue sometido a votación por el Consejo Permanente en sesión extraordinaria en Washington y obtuvo 19 votos a favor, cuatro en contra y nueve abstenciones. Las delegaciones de Dominica y Granada estuvieron ausentes.
La Organización de Estados Americanos (OEA) reafirmó con el documento su “enérgica condena por los actos de violencia, represión y violaciones a los derechos humanos” evidenciados por organismos internacionales.
Además, exhortó al gobierno de Ortega “a que apoye un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso de Diálogo Nacional” y a que “cumpla con su compromiso de facilitar y brindarle la asistencia necesaria a la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos)”.
La sesión fue convocada por la presidenta del Consejo, Rita Hernández, a petición del Grupo de Trabajo creado hace más de un mes para dar seguimiento a la crisis.
A favor se pronunciaron los 12 integrantes del Grupo de Trabajo: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Guyana, México, Panamá y Perú, así como otros siete países: Antigua y Barbuda, Bahamas, Jamaica, Paraguay, República Dominicana, Santa Lucía y Uruguay.
En contra, además de Nicaragua, votaron Bolivia, Venezuela y San Vicente y las Granadinas. Se abstuvieron Barbados, Belice, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, San Cristóbal y Nieves, Surinam y Trinidad y Tobago.
El representante de Nicaragua y sus principales aliados calificaron la decisión del bloque de “injerencista”.
Por el contrario, el embajador de EU ante la OEA, Carlos Trujillo, aplaudió el texto al tiempo que condenó las recientes detenciones de opositores en el país. “Unas elecciones justas y transparentes son la única vía para la democracia y el pleno respeto de los derechos humanos” en Nicaragua, afirmó.
La CIDH calcula que unas 320 personas han muerto desde abril en Nicaragua. Organismos civiles de derechos humanos elevan la cifra a 480, mientras que el gobierno reconoce 198 fallecidos.
La resolución fue aplaudida por la opositora Alianza Cívica, que convocó a una nueva marcha para hoy en Managua bajo el lema “Vamos ganando, Nicaragua será libre” y en demanda de la excarcelación de más de 300 manifestantes y opositores presos.
Defensores de derechos humanos de Nicaragua anunciaron ayer que viajarán a Ginebra para exponer el caso del país ante la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), ahora a cargo de la ex presidente chilena Michelle Bachelet.
Las protestas contra Ortega y contra su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide su renuncia.
El diálogo, iniciado el 16 de mayo con mediación de la Iglesia católica, se encuentra paralizado desde mediados de junio.

Milenio Diario