Microrráfaga de viento tiró avión en Durango

11

Roberto Valadez/México

La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) indicó que la causa probable del accidente del aparato de Aeroméxico en Durango se debió a condiciones meteorológicas y no a fallas humana ni mecánicas.
En conferencia, el director de Análisis de Accidentes e Incidentes de Aviación de la DGAC, José Armando Constantino, especificó que en el momento del despegue se registró una microrráfaga de viento, conocida como microburst, que ocasionó el desplome de la aeronave.
Señaló que como parte de la investigación se realizaron diversas recreaciones con otros pilotos, bajo las mismas condiciones meteorológicas, donde el resultado final siempre fue un accidente.
Luis Gerardo Fonseca, titular de la DGAC, mencionó que en el proceso de análisis participó el gobierno mexicano, Aeroméxico, el fabricante de aviones Embraer, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos y el Colegio de Pilotos de Aviadores de México.
La dependencia de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) calcula que en noviembre entregará un informe final con la causa del accidente y las recomendaciones correspondientes.

Indagatoria adicional
La DGAC inició una investigación adicional por la presencia no autorizada de un tercer piloto en la cabina del vuelo accidentado.
Fonseca detalló que esa persona se encontraba dentro de la aeronave como parte de un entrenamiento; sin embargo, la sesión no estaba aprobada por la autoridad.
“Un piloto en entrenamiento ocupó la posición de copiloto con la aprobación y con el acompañamiento del comandante en la aeronave. Llevó a cabo los procedimientos iniciales de despegue hasta que el comandante le solicitó y recuperó el control de la aeronave”, mencionó Fonseca.
El funcionario señaló que si se determina una violación a los procedimientos, la sanción sería contra la tripulación.
Señaló que a pesar de esta irregularidad, se encontró que no hubo falla humana en el accidente de Aeroméxico y dijo que para evitar este tipo de problemas con las demás aerolíneas, se emitirá una circular para que regulen este tipo de prácticas y sean autorizadas previamente por la autoridad.

Accidente
El 31 de julio pasado, el vuelo 2431 de Aeroméxico se accidentó en Durango, con saldo de 87 heridos sin pérdida mortal alguna.
La aeronave transportaba a cuatro tripulantes y 99 pasajeros, algunos de los cuales han interpuesto demandas contra la aerolínea.
La aeronave despegó del Aeropuerto Internacional Guadalupe Victoria, en Durango, con dirección a Ciudad de México; el vuelo estaba programado para las 15:09 horas, pero la lluvia lo retrasó.

Milenio Diario