Se dice…

17

Que no podía faltar la despedida a las autoridades que en unas semanas dejarán sus cargos en el Ayuntamiento de Campeche. Y desde luego, que tendría que ser en medio de un escándalo, de un plantón y protesta protagonizado por el sindicato “Corazón Valiente”, que encabeza Manuel Bonilla Carrillo.

Que Bonilla Carrillo y sus acarreados saben muy bien cuándo tienen que apretar las tuercas para dos cosas: reclamarle a las autoridades salientes lo que no les cumplieron, ni les cumplirán, cuando solo faltan tres semanas para que dejen sus puestos, y principalmente, mandarle un mensaje a los que llegarán, demostrarles que cuando quieran les harán plantones si no se sientan a negociar con su líder.

Que durante todo el trienio que concluye, “Corazón Valiente” se mantuvo en paz, salvo sus enfrentamientos con los integrantes del otro sindicato de trabajadores enquistado en la Comuna. Ahora, a tres semanas de la despedida de los funcionarios, se quejan de que no les han cumplido los compromisos en el pliego petitorio 2018.

Que aunque dicen que su plantón es pacífico, lo cierto es que no dejan de causar una pésima imagen para la ciudad. Bien dice el dicho, “no tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre”, y las autoridades de la Comuna fueron los padrinos y compadres de este sindicato; hoy que ya se van, les dan la espalda.