Tráiler con cuerpos, culpa de fiscalía: ex jefe forense

10

Jorge Martínez y Redacción/Guadalajara y México

Luis Octavio Cotero, ex titular del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), responsabilizó a la fiscalía del estado del traslado en tráiler de 157 cuerpos por la Zona Metropolitana de Guadalajara.
Acusó al gobernador Aristóteles Sandoval de haberlo removido de manera arbitraria, pese a saber que no tenía facultades para determinar el destino de los cadáveres.
En entrevista con Carlos Puig para MILENIO Televisión, el ex funcionario, quien analiza emprender acciones legales por su remoción, acusó que el mandatario estatal lo corrió “por gusto”.
“Es una justificación torpe y desatinada decir que porque yo permití y autoricé la salida de los cuerpos, cosa que miente totalmente y sobre todo evidencia su ignorancia profesional, no obstante de tener el título de abogado y el grado de maestría.
“Debe saber a estas alturas que esos cuerpos son solamente para que se practiquen los dictámenes que requiere la fiscalía y ahí permanecen hasta que la fiscalía define el destino que se les da”, afirmó.
Cotero denunció que tanto la Secretaría de Gobierno como la fiscalía tenían conocimiento desde hace tres años del sobrecupo en la morgue y desde hace seis meses de que era necesario contratar otro tráiler para almacenar los cuerpos
Ambas instancias, añadió, son las responsables del traslado y resguardo, toda vez que el IJCF ya no tenía espacio en sus cámaras frigoríficas.

Las gavetas disponibles en el cementerio forense ubicado en el municipio de Tonalá.

Abren carpeta
La Fiscalía de Jalisco señaló que desconoce quién aprobó la salida de los cuerpos del IJCF que fueron trasladados en un tráiler, por lo que el Ministerio Público abrió una carpeta de investigación.
“Los cuerpos estaban en cámaras de refrigeración desde 2016. Hay un contrato firmado por el instituto y la fiscalía, los cuerpos están a disposición del Ministerio Público desde el punto de vista jurídico y el lugar de resguardo de los cuerpos es el instituto. Para que ese tráiler con los cuerpos hubiera salido, se requiere la autorización de los Ministerios Públicos”, explicó.
La fiscal Marisela Gómez detalló que hay abierta una carpeta de investigación en visitaduría para saber si hubo solicitud y quién la aprobó.
Los cadáveres siempre estaban bajo la responsabilidad del IJCF y “la salida de un cuerpo requiere de un oficio del Ministerio Público, un documento que no tenemos”.
Mientras, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) expresaron su indignación por el trato inhumano a 157 cuerpos que estaban almacenados en un tráiler que deambulaba por la Zona Metropolitana de Guadalajara.
Los organismos demandaron a las autoridades la investigación de los hechos para que se presente a los responsables ante la justicia y sean sancionados, pues el hecho no debe quedar en impunidad.
Las comisiones señalaron que el mal manejo de los cuerpos que no han sido reclamados evidencia la falta de capacitación y sensibilidad de quienes realizaron o permitieron acciones distintas a las establecidas para el manejo y preservación de restos mortales.
Ante ello, la CNDH y la CEDHJ conformaron un equipo integrado por médicos forenses, psicólogos y abogados para investigar el caso.
Al respecto, la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex) en Jalisco se pronunció por aclarar y deslindar responsabilidades en el caso del tráiler con cadáveres no identificados que recorrió tres municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara ante la saturación que existe en el forense.
Su presidente, Mauro Garza Marín, admitió que este tipo de hechos afecta la imagen y la competitividad de las empresas. “Pedimos y esperamos que se esclarezca a la brevedad dónde se presentaron las omisiones y a qué autoridad corresponden”.

Los cadáveres en bolsas negras en una de las cajas.

Segunda cámara
En medio de la polémica y la destitución del titular del IJCF, cargo que a partir de este martes desempeñará Carlos Daniel Barba, las autoridades de Jalisco habilitaron una segunda caja refrigerada para guardar los cadáveres de personas no identificadas o reclamadas.
Entre ambos tráileres se calcula que pueden refrigerar unos 300 cadáveres.
Lo anterior pese a que el panteón forense del estado cuenta con espacio para guardar entre 80 y 100 cuerpos, mismo que inexplicablemente no se ha utilizado.
En un recorrido realizado por MILENIO Jalisco por el camposanto, se contabilizaron al menos 26 gavetas disponibles.
José Flores Macías, administrador del panteón de Coyula, detalló que en cada gaveta caben en promedio cuatro cadáveres. “Echan como dos, tres o hasta cuatro en cada lugarcito, incluso en el subterráneo son siete departamentos (gavetas) y en cada unidad consta de dos lados, siete a la izquierda y siete a la derecha, a veces le meten de a tres, a veces de a cuatro y hasta de dos”, precisó.
Informó que hace dos meses se realizaron dos entierros masivos, sin embargo, esto no mermó la capacidad del panteón forense, como lo señalaron las autoridades, pues todavía hay espacios disponibles.
“La primera vez me tocó enterrar, me tocó ayudarles andar sepultando. En el primer entierro fueron como unos 46, y la última vez que enterraron fueron como 56, esto hace como dos meses”, recordó.
Según el administrador, los cadáveres se encuentran congelados al momento de ser sepultados. “El cuerpo se mete así congelado y a los dos o tres días empiezan a descongelarse”, explicó.
Rechazó que en fechas recientes se realizaran trabajos para ampliar la capacidad del panteón forense como lo aseguró la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública.
La tarde del martes, peritos del IJCF cargaban con cadáveres la segunda caja refrigerada estacionada en el patio de maniobras del edificio que alberga la morgue, en el fraccionamiento Revolución, en San Pedro Tlaquepaque.

Milenio Diario