Reincide Trump con el muro a un día del pacto

4
Luther King III visitó la frontera y platicó con inmigrantes que se encontraban del lado mexicano.

EFE/Washington y San Diego

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió ayer en que México pagará por el muro que quiere construir en la frontera común, un día después de la amistosa llamada con su homólogo Enrique Peña Nieto tras el acuerdo preliminar sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).
“Sí, el muro se pagará muy fácilmente, lo pagará México. En último término lo pagará México”, declaró el mandatario republicano desde el Despacho Oval cuando se le preguntó por el polémico proyecto.
Inmediatamente después de que se difundiera la afirmación, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, respondió a Trump con un mensaje a través de su cuenta de Twitter.
“Con Estados Unidos hemos alcanzado un entendimiento comercial, y hoy hay perspectivas alentadoras para la relación entre ambos países. Lo que simplemente NUNCA va a suceder es que México pague por un muro. Eso nunca ha estado a discusión”, zanjó.
La afirmación del estadunidense retoma un tema que Trump y Peña Nieto esquivaron durante su llamada telefónica del lunes pasado, que las cámaras pudieron grabar al completo y que estuvo centrada en celebrar el acuerdo preliminar para remodelar su relación comercial.
Las diferencias sobre el pago del muro han sido el mayor factor irritante en las relaciones entre Estados Unidos y México desde la llegada al poder del republicano y el mandatario mexicano ha cancelado dos visitas previstas a Washington debido a roces por este asunto.
Estados Unidos y México anunciaron el lunes un principio de pacto comercial que Trump bautizó como “acuerdo de comercio de EU y México”, por considerar que el TLCAN tiene “connotaciones muy negativas”.

Denosta políticas de EU
Martin Luther King III, hijo del histórico líder Martin Luther King Jr, denostó desde el muro fronterizo entre EU y México las políticas “draconianas” del gobierno de su país que han separado cientos de familias inmigrantes.
Ayer visitó el Parque de la Amistad, que se ubica entre Tijuana y San Diego (California), en compañía de su esposa e hija y en un día que en que se conmemoró el 55 aniversario del famoso discurso “I have a dream” que pronunció su padre.
“Este muro detrás mío se ha convertido en un símbolo de odio y división, que ha llevado a la separación de niños de sus padres, ha puesto en peligro a las comunidades fronterizas y ha cobrado la vida de personas en búsqueda de seguridad y libertad. Mi padre era un constructor de puentes, no de muros”, lamentó.
El activista y defensor de los derechos humanos resaltó que el liderazgo de su padre se basaba en “derribar muros de segregación y separación racial, muros de discriminación y división, muros de miedo e ignorancia que fueron creados para prevenir la unidad de las personas de todas las raíces”.
Dirigió estas palabras en el mismo sitio donde meses antes el fiscal general de EU, Jeff Sessions, dio a conocer la implementación de la política de “tolerancia cero” contra la inmigración ilegal, que derivó en la separación de cientos de familias indocumentadas que llegaron a la frontera.
El Gobierno estadunidense separó en la frontera sur a 2 mil 654 niños de sus padres y hasta la fecha, aún con un mandato judicial de por medio, todavía más de 500 menores no han regresado con sus familias.
“No podemos descansar hasta que todos los niños sean reunificados con sus seres queridos”, subrayó ante miembros de la comunidad inmigrante y funcionarios electos.

Milenio Diario