Morena se queda con todas las canicas en el Senado

26

Angélica Mercado y Silvia Arellano/México

¡Unoooo, dooos, treees: Juntos Haremos historia..!”, retumbó en el pleno del Senado al término del primer día de la 64 legislatura y así festejó Morena quedarse con todo. Con la Mesa Directiva, la Junta de Coordinación Política, una vicepresidencia, tres senadores más para pasar de 55 a 58 integrantes y el sabor de arrebatarle a PRI y PAN el monopolio de la alternancia.
Los 127 senadores de las 64 y 65 legislaturas rindieron protesta ante el pleno para los próximos seis años y desde la más alta tribuna, la presidenta de la Mesa de Decanos, Ifigenia Martínez, presumió que hoy se constituye el primer Congreso mayoritariamente compuesto por una izquierda democrática, que cristaliza los esfuerzos de muchos años de lucha.
El Senado arrancó trabajos sin sobresaltos, en un ambiente terso, pese a las caras largas de la bancada priista de apenas 15 integrantes, coordinada por el ex secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, conocida ahora como la chiquillada.
El cinco veces legislador y ahora coordinador de la bancada mayoritaria, Ricardo Monreal, se dedicó a tejer acuerdos durante días, semanas, para apagar posibles rebeliones internas y lograr que Martí Batres fuera electo ayer presidente del Senado por unanimidad.
Ni un voto en contra tuvo el fundador de Morena en la votación, luego de que la Mesa de Decanos, encabezada por la maestra Ifigenia, pusiera a consideración los votos para construir la primera mesa con la inclusión de las demás fuerzas políticas, aunque pudo quedarse con todos los cargos.
Desde temprano, los senadores fueron llegando uno a uno a su modo al recinto de Reforma e Insurgentes.
Monreal llegó con su casco en bicicleta. Al líder minero Napoleón Gómez Urrutia lo esperaban los mineros en el Monumento a la Revolución, aunque éste llegó en una moderna camioneta Toyota hasta el sótano del estacionamiento, desde donde se dirigió directo al pleno, donde se prohibió el paso a la prensa.
Afuera, unos con cascos y otros trajeados, los mineros llegaron el Parque Pasteur y desde ahí coreaban a su líder: “¡Es un honor estar con Napoleón…! o ¡Napoleón no se vende, Napoleón no se raja!”
Dentro del recinto, Gómez Urrutia celebraba estar bajo resguardo. Hasta su escaño llegó sonriente Monreal a saludarlo, con los también morenistas Félix Salgado y Eduardo Ramírez de testigos.
“Finalmente ya aquí en nuestra casa”, bromeó el líder sindical sin soltar la mano de quien es ya el hombre fuerte del Senado, que lo saludó y le respondió sin rodeos: “Aquí ya no pasa nada”. Se dispensaron un abrazo y empezó la sesión.
El secretario de Asuntos Parlamentarios, Arturo Garita, dio cuenta de los registros y dio cuenta que solo 127 se apuntaron. No se refirió al chiapaneco Noé Castañón, que fue detenido el pasado martes acusado de violencia familiar.
En la Mesa de Decanos, Ifigenia Martínez, Cristóbal Arias, Beatriz Paredes, Antonio Álvarez y Minerva Hernández iniciaron la sesión.
La fundadora del PRD, y quien llegó como la primera senadora de izquierda a esta cámara en 1988, tomó la protesta a la nueva legislatura. “¡Sí, protesto!” retumbó en el pleno, frente a cientos de invitados que tomaron hasta las galerías de los fotógrafos, el Patio del Federalismo, pasillos para ver de cerca a sus familiares.
La cantante Anahí llevó al hijo que tiene con el gobernador Manuel Velasco, quien llegó, tomó protesta y está listo para pedir licencia. Será así el legislador que tenga doble fuero.
Martínez destacó que las instituciones garantizaron y respetaron la voluntad de la gente “y tenemos, por primera vez, un Congreso mayoritariamente de una izquierda democrática. La responsabilidad que tenemos representa la esperanza de la ciudadanía”.
Ponderó que el ambiente internacional estará pendiente de este Senado, que tendrá que ser ejemplo de unidad, esfuerzo, congruencia, trabajo y rectitud.
La sesión de una hora con 19 minutos terminó con el Himno Nacional y cada bancada festejando a su modo. Los panistas se fueron discretos; los 15 priistas tomaron la tribuna y veían de reojo el festejo morenista, que remachaba que juntos harán historia.
Gómez Urrutia se asomó a las rejas del inmueble a saludar a los mineros y Batres confirmó que ya hay acuerdos en su grupo y con las nuevas bancadas para aplicar la austeridad.
Y así inició la legislatura ayer: sin vales de comida, sin seguros médicos de gastos mayores, sin bonos y la sentencia de Monreal y Batres de que el recorte va.

MIlenio Diario