Telmex y Grupo Carso reclaman a Pemex una licitación cargada

35
Aunque la propuesta ganadora fue por 693 millones 544 mil 942 pesos, por debajo del techo presupuestal de 909 millones, no significa que sea la más competitiva y beneficiosa para Pemex, según el documento.

Susana Mendieta/México

Filiales de Grupo Carso y Telmex se inconformarán legalmente contra Petróleos Mexicanos (Pemex) debido a que las Direcciones Corporativas de Tecnologías de la Información y la Operativa de Procura y Abastecimiento de la petrolera adjudicaron un contrato por 693 millones 544 mil 942 pesos a Operbes, pese a que Scitum, en alianza con Triara y Telmex (todas propiedad de Carlos Slim), presentó una oferta de 473 millones 478 mil 063 pesos, es decir, 46 por ciento más barato.
Consultadas al respecto, las firmas propiedad de Grupo Carso afirmaron: “Agotaremos todas las instancias correspondientes”, pues dicen que además del daño al erario público, se violentan los principios básicos de los códigos de ética y conducta esperada de una entidad como Pemex.
Según documentos a los que MILENIO tuvo acceso, el detrimento al erario público, ocasionado por la diferencia entre el costo de los servicios ofertados por una y otra empresa, asciende a 220 millones 66 mil 879.48 pesos.
Scitum, filial de Teléfonos de México, participó en la licitación de “un servicio de comunicación segura para acceso a internet”, pero se presentaron irregularidades en el proceso.
Una de las ellas, indica, es que Pemex validó una certificación de Operbes del 9 de mayo de 2013, cuando la Norma que otorga esa certificación, ISO/IEC 27001:2013 fue emitida en octubre de ese mismo año, lo que hace imposible que la ganadora la obtuviera antes de esa fecha.
En contraste, a Scitum no se le reconoció la antigüedad de la certificación correspondiente y en activo en ese momento y no le fueron reconocidos puntos en el rubro “Capacidad de Equipamiento” y “Penetración en el mercado”, pese a que presentó oportunamente información que sustenta su capacidad y experiencia en el mercado, negándosele indebidamente el reconocimiento del puntaje necesario para calificar en el concurso, con lo que perdió la posibilidad del contrato.
Otro argumento que Pemex dio es que Scitum no presentó el documento que avalara la presentación del diseño de la página web solicitada en las bases de licitación, pero según los documentos, en la propuesta hay una carta que señala la existencia del diseño de la página web, aunque está referenciada al anexo identificado con el número 10, lo que no verificó Pemex.
También se observa que previo a la licitación, la petrolera hizo un análisis de mercado, pero no convocó a Scitum, lo que provocó que Pemex estableciera un desproporcionado techo presupuestal, el cual fue fijado en más de 909 millones de pesos, otra anomalía.
De acuerdo con los documentos, la licitación ya fue recurrida ante la instancia correspondiente en Pemex conforme a las disposiciones administrativas aplicables, y ha sido objeto de cuestionamiento bajo el Código de Ética aplicable.
A pesar de lo anterior, las Direcciones Corporativas de Tecnologías de la Información y la Operativa de Procura y Abastecimiento decidieron firmar el contrato con Operbes sin adoptar medida alguna que tienda a evitar un quebranto patrimonial.

Milenio Diario