Pese a retraso en su vuelo, venderá avión presidencial

13

José Antonio Belmont y Jannet López Ponce/Oaxaca

El vuelo que trasladó ayer a Andrés Manuel López Obrador de Huatulco, Oaxaca, a Ciudad de México se retrasó por más de cuatro horas; a pesar de ello, el mandatario electo reiteró que no utilizará vuelos privados ni el avión presidencial.
El vuelo de la aerolínea Viva Aerobus estaba previsto que saliera a las 17:20 horas; sin embargo, en un primer momento reportó un retraso de hora y media por problemas de la propia compañía.
Después, minutos antes de las 21 horas, el capitán anunció que, debido la lluvia en la Ciudad de México, el vuelo sería retrasado una hora 20 minutos más.
Por lo que se dio la opción de bajar a los pasajeros y permanecer en el área de espera del aeropuerto de Huatulco.
Antes de descender de la aeronave, el Presidente electo aseveró que no por estas situaciones cambiará de opinión y se trasladará en el avión presidencial, el cual planteó poner en venta apenas comience su gobierno.
“No me voy a subir al avión presidencial, me daría pena, se me caería la cara de vergüenza subirme a un avión lujoso en un país con tanta pobreza.
“Nada de fantocherías, se acabó ya que haya políticos fanfarrones, prepotentes”, enfatizó.
López Obrador consideró la posibilidad de habilitar aeropuertos en Toluca, Puebla y Cuernavaca, al tiempo que aseguró que este tipo de situaciones “pasan en Washington, París, en cualquier parte del mundo”.
Pasadas las 22 horas, el vuelo salió del puerto oaxaqueño hacia la capital del país, donde arribó minutos después de las 23:30 horas.

Gira por Oaxaca
López Obrador aseguró que ya hay un “juicio público” para el gobierno saliente encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, por lo que enfatizó que se dedicará “a ver hacia adelante”.
Al conmemorar el primer aniversario luctuoso de las víctimas del sismo del 19 de septiembre en Ixtepec, Oaxaca, el Presidente electo puso como ejemplo la aplicación del plan de reconstrucción.
“Desde luego que se han cometido errores este año, pero no estamos en ese plan de estar nada más señalándolos. Tenemos que ver para adelante.
“Los que se van, bueno, ya hay un juicio público, nosotros vamos a hacer lo que nos corresponde y a sacar a México del atraso en que se encuentra en esta crisis y a lograr la cuarta transformación de la vida pública de México”, enfatizó.
Al asegurar que los damnificados no solo son los de los sismos, sino “los de siempre”, el tabasqueño ofreció atender a todos a partir del 1 de diciembre.
Acompañado del empresario Alfredo Harp Helú, López Obrador también dio a conocer el programa de desarrollo de Oaxaca, estado al que prevé destinar más de 34 mil millones de pesos para 2019.
Como parte de su gira nacional de agradecimiento, el tabasqueño estuvo en Ixtepec y Juchitán, donde destacó que la entidad será de las que más recursos recibirán por inversión pública.
“Vamos a pavimentar los caminos de Oaxaca, de los 570 municipios, casi 300 no tienen caminos pavimentados a sus cabeceras, hice el compromiso de pavimentar y lo voy a cumplir”, expresó López Obrador.