Se dice…

11

Que en el Partido Acción Nacional ya están que se les cuecen las habas para que salga la convocatoria para “elegir” (sí, entre comillas porque no habrá elección) al presidente del Comité Directivo Estatal, quien ocupará el cargo que le dejará Yolanda Guadalupe Valladares Valle.

Que aunque esto podría ocurrir en noviembre, ya desde ahora se adelanta que será Pedro Cámara Castillo el que tomará las riendas del panismo, para acabar disimuladamente con la hegemonía que por años ejerció Valladares Valle, junto con sus alfiles Nelly Márquez Zapata, María Asunción Caballero May, José Inurreta Borges, Paulo Hau Dzul… por citar a algunos de los que integran esa otrora poderosa cofradía.

Que Cámara Castillo llega con el estigma de que es impuesto por el alcalde electo de Campeche, para que le sirva de alfombra en sus aspiraciones de ser candidato a Gobernador, en el año 2021. Es una apuesta futurista que de nuevo dejará en claro que en el PAN campechano la democracia es solo una palabra de adorno en sus estatutos, puesto que aquí lo que rige son los intereses personales de quienes tienen el poder temporal.

Que a los panistas tal parece que lo que menos les importa son los electores, los campechanos que aún confían en ellos y les siguen apoyando. La próxima imposición de Cámara Castillo es la ratificación de cómo el poder cambia de manos y se cede temporalmente al más fuerte políticamente. Así es la sobrevivencia en esa jungla azul, inaccesible para la mayoría y donde impera la ley del más fuerte.