EU castiga a sauditas por la muerte de Khashoggi

17
Mike Pompeo afirmó en rueda de prensa que la medida “no será la última en la materia”.

Agencias/Washington

Estados Unidos emitió ayer las primeras sanciones contra 21 sospechosos de la muerte del periodista disidente saudita Jamal Khashoggi, según informó el secretario de Estado de la administración Trump, Mike Pompeo.
“Estamos tomando las medidas adecuadas”, aseveró Pompeo, indicando que esto incluye una eventual revocación de visados y así como declarar a estas personas no aptas para obtener un visado de EU. Señaló que algunos de los identificados trabajan en los servicios secretos, el palacio real, el Ministerio del Exterior y otros ministerios sauditas.
“Estos castigos no serán la última palabra en la materia”, advirtió el jefe de la diplomacia estadunidense y dijo que Washington aún está aguardando conocer todos los hechos.
“Estamos dejando muy claro que Estados Unidos no tolera este tipo de acción despiadada para silenciar al señor Khashoggi, un periodista, a través de la violencia”, añadió Pompeo.
El columnista del The Washington Post, de 59 años, fue visto con vida por última vez el 2 de octubre, cuando entró en el consulado saudita de Estambul para recoger unos documentos con el fin de poder casarse.
En la noche del viernes pasado, el gobierno saudita admitió finalmente tras una fuerte presión internacional que Khashoggi murió en el edificio tras haberlo negado durante días.
Las autoridades aseguraron que su muerte se produjo en el contexto de una pelea a golpes y que han arrestado a 18 personas, aunque a la vez afirman desconocer dónde está el cadáver del activista.
El presidente estadunidense, Donald Trump, afirmó ayer en la Casa Blanca en vistas de la largamente silenciada muerte del periodista por parte de Arabia Saudí: “Tenían un muy mal concepto original, fue llevado mal a cabo y el encubrimiento fue uno de los peores en la historia de los encubrimientos”.
“Creo que quien sea que pensó en esta idea está en grandes problemas, debería estar en grandes problemas”, dijo. Añadió que Arabia Saudita está en “una parte desagradable del mundo” pero que eso no es excusa.
El mandatario republicano indicó que habló ayer con el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salmán. “Él me dijo expresamente que no tuvo nada que ver con esto, que sucedió a un nivel más bajo”, asentó.
Trump señaló que se asesorará con el Congreso bipartidista sobre posibles medidas punitivas en contra de Arabia Saudita.
El vicepresidente estadunidense, Mike Pence, había indicado previamente: “Vamos a ir hasta el fondo de esto. Este brutal asesinato de un periodista, de un hombre inocente, de un disidente, no se quedará sin una respuesta estadunidense y, espero, sin una respuesta internacional”.
En tanto, los ministros de Exteriores del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos) manifestaron ayer su expectativa de que Riad colabore plenamente con las autoridades turcas en la investigación.
“Los responsables por el asesinato deben rendir cuentas”, dijeron en una declaración emitida de manera conjunta. “Las explicaciones ofrecidas dejan muchas preguntas sin responder”.

Milenio Diario