BMV, Imco, Concanaco, CCE y OCDE cierran filas por Texcoco

21

Redacción/México

La iniciativa privada, el consejo de abogados y los titulares de la Bolsa Mexicana de Valores y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos se manifestaron por continuar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).
Argumentaron que, de cancelarse el proyecto, estará en riesgo la inversión extranjera y nacional por la incertidumbre que se generará, e incluso se dañará la reputación de México.
José Oriol Bosch, director general de la BMV, advirtió la preocupación para los inversionistas del mercado y un impacto negativo en la economía nacional.
“La consulta está agregando más incertidumbre y volatilidad a los mercados y pensamos que, en caso de que no se siguiera con el proyecto de Texcoco, se tendrá un impacto negativo no solo en los mercados, sino en el país”, dijo.
Bosch también previó desestabilización de mercados y subrayó la importancia de cuidar a los inversionistas; comparó esta incertidumbre con la provocada por la renegociación del tratado comercial en América del Norte.
En tanto, Manuel Molano, director adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), consideró que suspender la construcción del NAIM dañará la reputación del país respecto a la inversión extranjera.
Al término del foro “Un mejor futuro para el campo”, indicó que el tema es delicado y que cancelar la obra días antes de que Andrés Manuel López Obrador tome posesión sentará un mal precedente para México.
“Vamos a dañar la reputación de México como destino de inversión. Ahí ya hay muchos recursos invertidos, la mayoría son de la banca internacional y la mayor parte no son públicos”, aseveró.
Molano enfatizó que será una irresponsabilidad y opinó que la consulta no es vinculante, “porque no es de la autoridad y tiene que ser un proceso legal”.
Por su parte, Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), señaló que los expertos deben decidir sobre la viabilidad del NAIM y no la sociedad, porque no está preparada en temas técnicos.

Entregan estudio
Ayer, empresarios entregaron al Senado el estudio “Un NAIM para el futuro de México” e insistieron en que se requiere certeza en las inversiones, además de que la seguridad debe ser la prioridad.
El dirigente de la Concanaco, Juan Manuel López, dijo que muchas obras son para dar un equilibrio al desarrollo económico y crecimiento del país, “varias en el sur-sureste de México, y esas grandes inversiones pueden correr riesgo si no hay certeza para quienes invierten”.
Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), aseguró que hay confianza en el gobierno, “pero para que exista un trabajo conjunto en las inversiones se requiere esa confianza”.
En tanto, el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, llamó a no basar la continuación de la obra solo en el resultado de la consulta, sino incluir la opinión de expertos mundiales, aunque admitió que es una realidad que se considerarán factores políticos.
“Elementos económicos, financieros, de medio ambiente, de impacto social y, finalmente, políticos se tienen que tomar en consideración para la decisión última; lo que esperamos es que favorezca a un proyecto ya en curso, ya muy adelantado”, expresó.
Después de participar en la inauguración del III Foro sobre Competencia Económica y Regulación, añadió que la cancelación del proyecto implicará tener que pagar más de los recursos que se necesitan para terminarlo y no tener una de las terminales aéreas más importantes del mundo.
El funcionario añadió que los dictámenes de instituciones especializadas confirmaron que Texcoco es viable, mientras que en Santa Lucía simplemente no hay suficientes elementos para determinar su factibilidad.
Por su parte, Luis Ortiz Hidalgo, presidente del Consejo General de la Abogacía Mexicana, anticipó que cancelar el NAIM dará a los inversionistas herramientas legales que tendrán consecuencias jurídicas para el país.
Señaló que la consulta es solo un acto democrático, ya que no es vinculante, mientras que sí lo son “las consecuencias de no respetar los contratos, que establecen cláusulas de incumplimiento y de interpretación de tribunales federales”.
Ortiz Hidalgo llamó a conciliar intereses y no romper el estado de derecho, porque “entonces directamente sí hay consecuencias técnicas y jurídicas”.

Con información de: Frida Lara, Silvia Rodríguez, Eduardo de la Rosa, Angélica Mercado y Silvia Arellano

Milenio Diario