Acuerdan nuevo paro de 48 horas en dos facultades

7
El ingreso al plantel donde comenzaron las protestas del actual movimiento estudiantil es muy restringido.

Rafael Montes y Karina Palacios/México

Seis planteles de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) mantuvieron ayer el paro de labores que comenzó la semana pasada tras el ataque de grupos porriles a estudiantes en la explanada de Rectoría, y en asambleas por separado las facultades de Filosofía y de Ciencias Políticas acordaron retomar la suspensión de labores esta misma semana.
Este nuevo paro coincide con las fechas programadas para la marcha del jueves, que partirá del Museo de Antropología hacia el Zócalo a las 16 horas, y para la Asamblea Interuniversitaria del viernes en la Escuela Nacional de Antropología e Historia.
Aunque las autoridades de la UNAM esperaban que las asambleas estudiantiles de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS), de la Facultad de Artes y Diseño, de las preparatorias 2 y 5 y de los Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH) Azcapotzalco y Naucalpan entregaran ayer las instalaciones, eso no ocurrió.
En Ciudad Universitaria, la ENTS es el único plantel que ayer no retomó sus actividades académicas, suspendidas desde el pasado día 3.
En asamblea celebrada por la tarde, los estudiantes decidieron continuar con el paro al menos hasta el viernes próximo.
Además, alumnos de las facultades de Filosofía y Letras y de Ciencias Políticas y Sociales acordaron en asambleas por separado retomar el paro de labores durante el resto de la semana, sobre todo jueves y viernes.
En Filosofía y Letras se acordó en asamblea un paro indefinido desde el jueves 13 hasta el lunes 17, cuando se celebrará una asamblea, a la una de la tarde, para decidir si la suspensión de actividades se mantiene.
No obstante, aunque martes y miércoles no se cerrarán las instalaciones no habrá clases, pero se realizarán mesas de diálogo.
La decisión del paro por una semana fue confirmada por el director de la facultad, Jorge Enrique Linares, mediante un escueto comunicado en redes sociales, en el que anunció que “no se podrán llevar a cabo las actividades académicas habituales”.
En la asamblea de Ciencias Políticas también se acordó un paro total los días jueves 13 y viernes 14, para devolver las instalaciones el sábado a las tres de la tarde, mientras que hoy y mañana el paro será activo: la escuela estará abierta, pero sólo se resguardará el edificio G, para evitar que los profesores se vean obligados a firmar su asistencia.
En un comunicado, los asambleístas informaron que el próximo lunes 17 se reanudarán todas las actividades y pidieron al profesorado “no tomar represalias académicas contra los alumnos que participen en las actividades estudiantiles”.

Demandan respuesta
En el CCH Azcapotzalco, plantel donde comenzó el movimiento estudiantil actual, los alumnos decidieron en asamblea mantener su paro de actividades, que comenzó el 27 de agosto, al menos hasta mañana.
En la asamblea, los estudiantes acordaron citar al rector Enrique Graue y al director de los CCH, Benjamín Barajas, para este miércoles a la una de la tarde, con la intención de exigir la resolución de al menos cuatro propuestas de su pliego petitorio.
Con base en lo que se acuerde en dicha reunión, el mismo miércoles definirán si la suspensión de actividades continúa o si se inicia un paro activo con el que puedan regresar a clases.
En tanto, este martes acordarán acciones a realizar con los demás CCH en una asamblea denominada “interbachilleres”, en la que llegarán a consensos para acudir al diálogo con las autoridades universitarias.
Dentro de las principales exigencias de los estudiantes del CCH Azcapotzalco, que detonaron su movilización hacia Rectoría, se encuentran la asignación de profesores a la totalidad de aulas, la reducción de alumnos a no más de 50 por salón, la desar- ticulación y expulsión de los grupos porriles y la investigación a maestros acusados de acoso.
A la asamblea de ayer, algunos jóvenes acudieron acompañados de sus padres, quienes manifestaron su preocupación por el paro indefinido, pues temen que tengan que reponer sus clases en sus vacaciones o en el peor de los casos, perder el semestre completo.

Milenio Diario