Si prohíben fracking habrá fiesta en Texas, dice Sener

11
Reclamos al secretario en su comparecencia ante la Cámara de Diputados.

Yeshua Ordaz/México

El secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, señaló que sería lamentable una iniciativa para prohibir el fracking de manera generalizada, toda vez que “ese día habría una fiesta en Texas, del regalo que les estaríamos dando los mexicanos”.
Al comparecer ante la Cámara de Diputados, el titular de la dependencia dijo que la acción de prohibir dicha técnica de extracción condenaría al país a seguir importando gas desde Estados Unidos.
“El 53 por ciento de nuestras reservas de gas están precisamente en recursos no convencionales y solo los podemos extraerlos mediante la fractura hidráulica, es decir, el fracking; en consecuencia, antes de tomar una determinación hay que pensarlo dos, tres y hasta cuatro veces”, explicó el funcionario.
El secretario respondió así al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien la semana pasada dijo que en su gobierno no usará esta técnica.
A manera de solución, el titular de la Sener recomendó al gobierno entrante crear una política pública que use la figura de “zonas de salvaguarda”, de modo que se protejan áreas específicas del territorio nacional que tienen un ecosistema frágil frente a la extracción de hidrocarburos, pero no realizar una prohibición generalizada que dañe profundamente la seguridad energética del país.
“Cuando en México se habla del fracking pareciera que fuera una tecnología novedosa; sin embargo, la verdad es que la fractura hidráulica se utiliza en el país desde aproximadamente 1960, en 22 por ciento de los pozos que se han explotado en yacimientos convencionales”, aclaró el funcionario.
Joaquín Coldwell añadió durante su comparecencia ante diputados que en Estados Unidos encontraron que la fractura hidráulica permitía penetrar rocas llamadas lutitas, que tienen un gran contenido de gas y de petróleo, lo que provocó una gigantesca revolución productiva y económica en la región conocida como Eagle Ford, en Texas.
El secretario comentó que hasta antes de la reforma energética no existía ninguna regulación para que el fracking se realizará con las mejores prácticas ambientales e industriales; sin embargo, ahora hay una normativa implementada por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).
“Respecto a la Conagua, hay una reglamentación estricta y clara sobre el uso del agua: no se permite que sea de consumo humano, se obliga a reciclarla y también se establece una doble y hasta triple protección a los tubos para que no se contaminen los mantos freáticos”, dijo el funcionario.

Mayor producción
Joaquín Coldwell agregó que hacia el futuro se sumarán hasta 736 mil barriles diarios de producción derivados de los contratos de la reforma energética y los farmouts que tiene pactados Petróleos Mexicanos (Pemex).
El funcionario federal señaló que los contratos petroleros derivados de la reforma le darán a México cuantiosas inversiones y generarán hasta 900 mil empleos y recordó que se han firmado tres farmouts y hay siete más en proceso de licitación.
“Estos 107 contratos petroleros que ustedes censuran y cuestionan, en unos años más los van a bendecir”, dijo en su comparecencia ante diputados, al ser duramente criticado.
El diputado y ex director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa Reza, destacó que cerca de dos terceras partes del gas natural que se consume en México se importa mayoritariamente de Estados Unidos, y gran parte se extrae mediante fracking.
“Dicho gas natural de importación contribuye a contar con un suministro oportuno, confiable y a precios competitivos. En México, de crecer la economía a 5 o 6 por ciento, como se espera en el siguiente sexenio, necesitaremos más gas natural proveniente del interior del país y del exterior, incluyendo aquel que se genera fracking”, explicó el funcionario federal.

Milenio Diario