Alza a peaje reduce usuarios pero eleva ingreso de Capufe

6

Roberto Valadez/México

Los aumentos en las tarifas carreteras que ha realizado el gobierno federal en los últimos meses han ocasionado que el flujo de vehículos registre un descenso, pero por el contrario, los ingresos que se perciben por éstas han crecido exponencialmente.
Con base en reportes de Caminos y Puentes Federales (Capufe), el mayor administrador de autopistas en el país, de enero a agosto de este año el cruce de vehículos fue de 303 mil 718, representando una caída de 6.8 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2017.
Sin embargo, los ingresos de ese mismo lapso fueron de 21 mil 977 millones de pesos, que significó un incremento de 19.5 por ciento respecto a los 18 mil 379 millones de pesos obtenidos el año pasado.
La especialista en temas carreteros e infraestructura Elizabeth Morales afirmó que este efecto doble es totalmente proporcional a los incrementos en las tarifas que ha realizado el gobierno federal a las autopistas que administra.
Hasta agosto de 2018, el gobierno federal ha realizado en los últimos dos años tres alzas en los precios del peaje a sus autopistas: uno el 30 de noviembre de 2016, donde el promedio fue de entre 8 y 9 por ciento; otro incremento fue en julio del año pasado, de 3.9 por ciento y el último fue en enero pasado, con 4.2 por ciento.
La infraestructura de Capufe, dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), está conformada por 42 autopistas y 32 puentes (12 de ellos internacionales).
El Banco Nacional de Obras y el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), como integrantes de Capufe, son los encargados de solicitar los incrementos en las cuotas a la SCT para su aprobación.
“El tema de que baje el aforo vehicular sí es porque el aumento de las tarifas sí ha sido representativo, lo que a su vez ha ocasionado que los ingresos de Capufe aumenten”, indicó Elizabeth Morales.
La especialista en temas de la industria mencionó que el excedente de recursos que se obtienen por carreteras no se va directamente a su mantenimiento, sino que ya está destinado para otros aspectos como fondos petroleros o sociales.
Morales argumentó que los aumentos en las tarifas que ha realizado el gobierno federal no deberían ser generalizados, debido a que muchas de las carreteras que se operan muestran un flujo acelerado de vehículos, con lo cual sus ingresos económicos están asegurados.
“Lo que creo es que no se está revisando por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que es la autoridad máxima, el sentido de que si una autopista me está redituando más de lo que se esperaba, pues en teoría no debería de subir independientemente de la inflación, pero si no me está generando las ganancias que se preveían, entonces sí se justifica el alza”, señaló.
A pesar de este escenario, el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) solicitó a la Secretaría de Comunicaciones que el incremento en los precios sea de acuerdo con la inflación, sin necesidad de un acuerdo expreso.

Milenio Diario