Se dice…

10

Que la situación económica en la mayoría de Ayuntamientos de los 11 municipios afronta grave crisis: a varios alcaldes les tocó “bailar con la más fea”, puesto que tomaron el control de la administración, cuando gran parte o todo el presupuesto del año ya estaba acabado o por lo menos comprometido.

Que, además, en casi todos los casos, salvo el de Candelaria que repite por tres años más, se encontraron con “sorpresas” que les heredaron sus antecesores, entre ellas una nómina abultada de trabajadores que en muchos casos no existen, o bien deudas con instancias como el Seguro Social o con la Secretaría de Hacienda, además de los proveedores, y las participaciones que deben de entregar a las Juntas Municipales.

Que aunque varios presidentes municipales tienen la esperanza de que en enero la situación mejore, al poder ejercer ya su propio presupuesto anual, lo cierto es que difícilmente podrán componer la situación económica que raya en la crisis. Cualquier promesa de que el próximo año será mejor puede resultar una mentira, puesto que el panorama monetario en el país en general no pinta para mejorar.

Que, sin embargo, ahora se pondrá en evidencia la capacidad que tienen los alcaldes para gestionar y conseguir recursos estatales y federales. Porque a ninguno le caerá del cielo el dinero, ni los programas, ni la ayuda, así que ya se les acabó el crédito de candidatos y deberán ya de asumirse como lo que son. Ah, por cierto, antes de llegar al 2019, tendrán que pasar con la difícil aduana de pagar varios miles de pesos en aguinaldos de los trabajadores. ¡Buena suerte!