Disminuye el flujo migratorio en la frontera sur de México

10

ENTREVISTA

Por: Lorena García / Fotografía: José D. Beytia

Aunque el flujo migratorio se ha reducido derivado de las políticas que tiene el gobierno de Estados Unidos, Campeche continúa como paso de mujeres y hombres, principalmente del Salvador, Honduras y Guatemala, que se arriesgan en busca del sueño americano.
Eduardo Berrón Ferrer, delegado del Instituto Nacional de Migración (INM), informó que en lo que va del 2018 se han rescatado y asegurado a 190 personas, la mayoría hombres, que permanecían en el país de manera ilegal. También explicó el procedimiento que se aplica para garantizar a estas personas un retorno seguro a sus países de origen.

¿Cuál es la situación actual del flujo migratorio en la entidad?
Ha disminuido derivado de las políticas migratorias que tiene el gobierno estadounidense. Actualmente operamos las 24 horas de los 365 días del año y para eso contamos con guardias. También hemos tenido un apoyo permanente y una coordinación estrecha con los cuerpos de seguridad del Gobierno del Estado que preside Alejandro Moreno Cárdenas, específicamente de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Campeche (Sspcam) y de la Fiscalía General del Estado de Campeche (Fgecam).
En el área federal trabajamos de la mano con el Centro de Inteligencia de Seguridad Nacional, la Policía Federal y la Procuraduría General de la República (PGR).

¿Cuáles son los resultados de ese trabajo?
En el ejercicio 2017 la delegación federal rescató y aseguró a 309 personas, del total 153 fueron guatemaltecos, 99 hondureños, 38 salvadoreños y 19 de otras nacionalidades; hemos tenido casos de colombianos e hindúes.
En lo que respecta al 2018, hasta mayo, tenemos registrados 190 y se desglosa en 78 guatemaltecos, 48 hondureños, 48 salvadoreños y 16 de otras nacionalidades. Del total, 47 son menores de edad.

¿Cuál es el procedimiento que aplican generalmente?
Operamos en todo el Estado, específicamente en toda la zona sur; tenemos delegaciones locales, una establecida en la cabecera municipal de Escárcega y la otra en Ciudad del Carmen.
Derivado de un operativo que se realiza con una orden de visita de revisión migratoria, si se detecta a alguien que no pueda acreditar su legal estancia en el país, lo primero que se hace es asegurar a la persona, el mando operativo lo informa, se traslada a la persona en una van equipada para traslado de personal y se certifican médicamente las condiciones en las que encontramos al indocumentado.
Una vez que ellos están alojados en la estancia, dependiendo si fue en la capital, Escárcega o Carmen, el personal del Área de Control y Verificación Migratoria, que es el que se encarga de ver los aseguramientos, inicia un procedimiento administrativo.
Durante la entrevista para la recaudación de la información se solicita el nombre de la persona, si tienen papeles y se hace un inventario de pertenencias; hay un formato preestablecido. Con ello se notifica al cónsul, a través del correo institucional.
Lo que sigue es la acreditación consular. El cónsul nos dice, efectivamente él es nuestro ciudadano, puedes continuar con el procedimiento. Posteriormente se hace saber al migrante las penas en las que han incurrido con la Ley de Migración y se cierra la fase.
Durante la estancia se da atención, comida, kit de limpieza, áreas para bañarse y dormir; se brindan todas las facilidades. También hay un teléfono en el caso dado de que quisieran hacer contacto con alguna persona, la defensoría pública o el consulado.
Una vez que acreditamos las pruebas de que la persona está de manera irregular en el país, nos coordinamos con la delegación federal de Tabasco, se le hace una conducción y de ahí lo llevamos a la concentradora que está en Tapachula, Chiapas, donde el INM les hace un retorno asistido a su país.

¿Qué atención se le da a los menores de edad?
Lo manejamos de manera peculiar porque hay protocolos establecidos a nivel nacional y a nivel internacional para el acompañamiento de niños y adolescentes no acompañados.
Cuando aseguramos a los menores que vienen solos, uno de nuestros primeros pasos es certificarlos médicamente y de inmediato notificamos a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Campeche (Codhecam) que los tenemos alojados.
Contactamos a la gente de los albergues del DIF Estatal, con quienes hemos tenido un trato profesional y nos han brindado todas las facilidades. Ellos, durante lo que dura el procedimiento administrativo de retorno a su país, se hacen cargo de la estancia de los menores. En el caso de Campeche se manejan dos espacios, que son las instalaciones del albergue María Palmira y el otro es el Arrecife en Ciudad del Carmen.
El procedimiento de retorno es similar al de los adultos, se hace normalmente vía área acompañados por personal del INM y el cónsul determina si se llevarán con familiares o alguna entidad en turno.

¿Cómo garantizan los derechos humanos?
En casi 4 años no hemos tenido ninguna observación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), todos los compañeros de trabajo se conducen de manera profesional y comprometida, a pesar de que es un área compleja y logística. La CNDH viene de manera aleatoria cada 15 días de la Quinta Visitaduría, de Villahermosa. Cuando hay asegurados platican con ellos y se destina un espacio para ello.