Hermanas Clarisas, con más de tres décadas de oración

14
El Convento está situado en el interior de la parroquia de San Luis Obispo

Las hermanas Clarisas Franciscanas cumplieron 36 años de haber llegado al Convento de San Luis Obispo, parroquia ubicada en la cabecera de Calkiní, donde al principio eran 10 y en la actualidad integran la comunidad 34 mujeres que con amor y fidelidad glorifican a Dios mediante la oración, el trabajo, el sacrificio y la adoración, para servir a su vez a la Iglesia y a la humanidad.
Fue el 24 de julio de 1982 cuando una decena de mujeres llegó al convento antiguo que se encontraba en ruinas, sin puertas y ventanas, y conscientes de que llevarían una vida de pobreza y humildad, se dedicaron a reconstruirlo con la bondad de algunas personas de esta ciudad, lo cual les permitió vivir hasta la fecha en el edificio asentado en el interior de la parroquia central.
Cuenta la historia que las primeras Hermanas Clarisas Franciscanas llegaron a Campeche el 26 de octubre de 1980 para alojarse en un principio en la casa del Teniente del Rey, previa aprobación pontificia, y por lo tanto la erección canónica como el Monasterio Santa Clara y San Francisco, el 23 de enero de 1981, pero el 24 de julio de 1982 trasladaron este monasterio al Convento de la parroquia central dedicada a San Luis Obispo, con el cuidado del entonces obispo Héctor González Martínez.
A 36 años de distancia las 34 hermanas se dedican a hacer oración vocal y mental, a adorar al Santísimo Sacramento (diurna y nocturna) y a quehaceres domésticos (aseos de la casa, comida, etc.). Se mantienen con la fabricación de hostias y otras ornamentaciones para las iglesias. Su vestimenta consiste en el hábito café, escapulario, una cuerda en el cinto con tres nudos, la corona franciscana, toca blanca y velo negro; en los pies calzan huaraches.

Información: Rosendo Balán Caamal