Adoración Nocturna Mexicana celebra 94 años de existencia

25
La asociación, Sección Catedral, fue la primera en fundarse en la Diócesis de Campeche.

Por: Noemí Heredia Bernés

Se llevó a cabo la celebración eucarística Adoración Nocturna Mexicana de la Catedral, con motivo de sus 94 años de existencia, con la presencia de representantes de las 12 secciones del movimiento en todo el territorio diocesano.
La misa estuvo presidida por el presbítero Francisco Velázquez Trejo, párroco de la Catedral, quien durante la homilía exhortó a todos los asistentes elevar sus oraciones a Dios y dar gracias por la existencia de la Adoración Nocturna en Campeche.
En el festejo, el presbítero Velázquez Trejo dio fe de la promoción de Carlos Alberto Bernés Ruiz, como Adorador Nocturno de Jesús Sacramentado.
Cabe destacar que la Adoración Nocturna Mexicana, Sección Catedral fue la primera en fundarse en la Diócesis de Campeche, que al igual que resto en el Estado y todo el país, realizan una de las más grandes y nobles acciones de la Iglesia, la custodia y adoración al Santísimo Sacramento.
La Adoración Nocturna Mexicana es una asociación de fieles, hombres y mujeres, que tiene como propósito hacer guardia y oración durante las horas de la noche a Jesús Sacramentado, en reparación y desagravio de los ultrajes que le prodiga la humanidad.
Para llevar a cabo esta importante misión el movimiento cuenta con tres secciones, y a la vez turnos, que son los Adoradores Nocturnos Activos, es decir, todos los mayores de 18 años que se comprometieron a tomar parte en las Vigilias Nocturnas y velar una hora cada mes en la Iglesia durante las noches.
Los Adoradores Nocturnos Honorarios son los adoradores que por su edad avanzada, trabajo excesivo, atenciones de la familia, estudios o enfermedades, están impedidos a permanecer en la iglesia durante toda la noche, así como las mujeres y los niños, pero que gozan de todas las gracias y favores espirituales de la Adoración Nocturna.
Finalmente, están los llamados Tarsicios e Inesitas, llamados así en honor a los niños mártires de la Eucaristía, y se trata de todos los niños mayores de 10 años que han hecho su primera comunión y que conforman la vanguardia de la Adoración Nocturna.