Suben ingreso y gasto; desacelera inversión

10

Miriam Ramírez/México

De enero a junio de este año el gobierno federal reportó que el gasto neto pagado ascendió a 2 billones 790 mil 446 millones de pesos, lo que representó un aumento de 4.9 por ciento en relación con los 2 billones 534 mil 557 millones de pesos del primer semestre de 2017.
El gasto neto pagado que se tenía programado fue de 2 billones 634 mil 848 millones de pesos, por lo que el incremento fue de 155 mil 597 millones de pesos.
En un comunicado sobre los informes sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública al segundo trimestre de 2018 se detalla que lo anterior se debió en parte al mayor costo de operación asociado a la generación de electricidad, por el incremento de los precios internacionales de los combustibles y otros gastos asociados a ingresos excedentes del gobierno.
En el acumulado de enero a junio, los ingresos presupuestarios ascendieron a 2 billones 500 mil 311 pesos, que significó un incremento de 2.1 por ciento respecto a igual periodo del año previo.
Los ingresos presupuestarios del sector público de enero a junio fueron superiores al programa en 199 mil 503 millones de pesos.
De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, el gobierno obtuvo más ingresos por recaudación de impuestos, de los cuales se esperaba captar un billón 465 mil 845 millones de pesos, y se cobró un billón 558 mil 76 millones, 92 mil 232 millones de pesos más.
El petróleo, con un programa estimado de 408 mil 376 millones de pesos, aportó 475 mil 676 millones, 67 mil 300 millones de pesos más de lo previsto.
Respecto al mismo periodo de 2017, los ingresos petroleros y los tributarios sin IEPS de combustibles aumentaron 8.7 y 3.4 por ciento real anual, respectivamente.
El incremento en el gasto del gobierno federal generó un déficit de 206 mil 731 millones de pesos en el primer semestre de este año, comparado con el déficit de 141 mil 852 millones de pesos registrados en igual periodo de 2017.
No obstante, según el reporte, el déficit generado de enero a junio de este año es menor al programado, de 333 mil 740 millones de pesos, con un saldo de 127 mil 9 millones de pesos.
Al cierre del segundo trimestre de 2018 el saldo de la deuda neta del gobierno federal se ubicó en 7 billones 910 mil 766 millones de pesos; la estructura del portafolio actual de dicha deuda mantiene la mayor parte de sus pasivos denominados en moneda nacional, que representa 75.9 por ciento.
El saldo de la deuda interna neta en dicho periodo ascendió a 6 billones 6 mil 234 millones de pesos, mientras que la deuda externa neta se ubicó en 94 mil 964 millones de dólares.
En materia económica global, el informe refiere que si bien la actividad continuó creciendo durante el segundo trimestre de 2018, el ritmo de expansión en algunas economías se ha moderado y se ha deteriorado el balance de riesgos para el crecimiento.
Entre los riesgos destacan la posibilidad de un proceso de normalización más acelerado de la política monetaria en Estados Unidos y la intensificación en la implementación de barreras al comercio mundial.
En el caso de México, que presentó en el primer trimestre el mayor crecimiento registrado desde el tercer trimestre de 2016, dicho dinamismo de enero a junio muestra señales de cierta moderación de la actividad productiva.
Durante el segundo trimestre de 2018 la demanda externa siguió expandiéndose, al tiempo que el consumo continuó presentando una tendencia creciente. Por su parte, la inversión registró una desaceleración, luego de la incipiente reactivación que había presentado desde finales de 2017.
La moneda nacional se depreció 9.5 por ciento respecto del dólar entre el cierre del primer trimestre y el del segundo.
A lo largo del trimestre el tipo de cambio mostró volatilidad, reflejo de la dinámica del dólar en el mercado cambiario global, la incertidumbre respecto a la imposición de barreras comerciales a escala mundial, la renegociación del Tratado de Libre Comercio y el proceso electoral en el país.

Milenio Diario