Maduro, “dispuesto” a dialogar con Trump

5

AP y Reuters/Naciones Unidas

Horas después de que Donald Trump amenazara con usar la fuerza contra Venezuela, Nicolás Maduro le tendió el miércoles una mano al magnate, durante su presentación ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.
A pesar de “las inmensas diferencias sociales e ideológicas, soy un conductor de autobús, no un magnate, yo sí estaría dispuesto a estrechar la mano del presidente de Estados Unidos y sentarme a dialogar sobre las diferencias bilaterales y los asuntos de nuestra región”, expresó Maduro horas después de llegar a Nueva York.
“Son los diferentes los que debemos dialogar”, manifestó. “Estoy dispuesto a hablar con agenda abierta sobre todos los temas que quiera hablar el gobierno de Estados Unidos”.
“Ratifico la voluntad de diálogo”, insistió Maduro, quien viajó desde Caracas a la ONU con su esposa, Cilia Flores, a pesar de que el martes EU la acusó de corrupción.
Fue un discurso tal vez más suave del que muchos anticipaban, luego de que Venezuela fuese blanco de un ataque incesante en las dos primeras jornadas de la Asamblea General de parte de EU y de varios mandatarios de América Latina.
Maduro no mencionó la crisis económica por la que atraviesa Venezuela, marcada por una alta inflación, que ha generado descontento social y un éxodo de 1.6 millones de personas, causando serias dificultades a los países de la región que las reciben.
El mandatario venezolano le puso así el pecho a una intensa ofensiva contra su gobierno, que continuó ayer cuando Trump se reservó el derecho a usar la fuerza para promover cambios democráticos en el país sudamericano.
“Todas las opciones están sobre la mesa”, declaró Trump al llegar ayer a la sede de la ONU. “Todas, las fuertes y las menos fuertes y sabes lo que quiero decir con fuertes”.
Sin embargo, el mandatario estadunidense agregó que estaría dispuesto a reunirse con Maduro si viene a la Asamblea General. “Siempre que pueda salvar vidas estaría dispuesto”, dijo.
El martes, también ante la ONU, Trump afirmó que “si los militares lo quisieran” podrían derrocar a Maduro sin mayores problemas, lo que se interpretó como una clara instigación por parte del magnate a realizar un golpe de Estado en Venezuela.
Las denuncias contra el gobierno de Maduro se suceden en la ONU, donde varias naciones americanas han pedido reformas democráticas y crearon el martes un fondo de ayuda para los venezolanos que se van de su país y para las naciones que los reciben.
En paralelo, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, afirmó que la situación en Venezuela es catastrófica al anunciar en una conferencia de prensa, también en el marco de la Asamblea General, que su país se unió al reclamo de cinco naciones latinoamericanas que pidieron a la Corte Penal Internacional (CPI) que inicie una investigación sobre supuestos crímenes de lesa humanidad cometidos por el gobierno de Maduro.
Los cancilleres de Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú enviaron ayer la petición al tribunal internacional. Maduro describió a esos gobiernos como “satélites” de EU, “que arrodillados mancillan el honor de los pueblos que dicen representar”.

Milenio Diario