La Marina decomisa 50 toneladas de cristal

18

Karina Palacios/Culiacán

Personal de la Secretaría de Marina-Armada de México decomisó 50 toneladas de cristal en un narcolaboratorio ubicado en la zona serrana de Culiacán.
De acuerdo con autoridades federales consultadas, el kilo de esa droga cuesta en el mercado negro nacional 70 mil pesos, mientras que en el de Estados Unidos incluso se duplica.
Con base en reportes de autoridades militares, se sabe que en lo que va de este sexenio el Ejército ha decomisado 104 toneladas de drogas sintéticas. Es decir, el decomiso de la Marina representa casi la mitad.
Además, autoridades federales reportaron que en 2015 fueron decomisados en total 35.1 toneladas de cristal, mientras que en 2018 la Secretaría de la Defensa Nacional lleva 6.1 toneladas incautadas de esa droga.
El capitán a cargo de la operación explicó que las huellas de botas y llantas de vehículos llevaron al personal a una choza rústica que funcionaba como narcolaboratorio y a dos bodegas ocultas bajo la tierra, donde había más de 460 bidones con la droga en estado líquido y 50 costales con material sólido.
Precisó que el decomiso se llevó a cabo el jueves pasado entre las 8 y 9 de la mañana en la comunidad de Alcoyonqui, cerca de Badiraguato, mientras realizaban recorridos de patrullaje y vigilancia.
“Para estas tareas nos apoyamos con inteligencia técnica, imágenes satelitales y cámaras térmicas para detectar personas y movimientos en las zonas serranas. Así fue como detectamos este narcolaboratorio”, expuso el mando.
Detalló que como parte del rastreo utilizaron el sentido del olfato, “ya que drogas como el cristal tienen un olor característico e inconfundible, que se puede detectar a 400 metros
de distancia”.
En el operativo, agregó, se emplearon unidades aéreas y terrestres, a fin de que el personal de Infantería de Marina se adentrara al área situada en la sierra y se destruyó el material por medio de la incineración.

La cocina
En una zona arbolada se encontraba la cocina, equipada con cacerolas, calentadores, enfriadores y conexiones de gas Lp, donde el grupo delictivo llevaba a cabo el proceso químico a través de 60 cazuelas colocadas en “estufas rústicas” formadas por tabiques.
“Ellos intentaron ocultar esta cocina bajo un techado de 18 metros de largo por 7 de ancho. Encontramos precursores químicos como cloro, acetona, alcohol y media tonelada de sosa cáustica”, detalló.
El capitán destacó que en el momento en que llegaron al lugar, donde se generaban siete toneladas de droga a la semana, la cocina y las motogeneradoras aún estaban en funcionamiento, e incluso “se escuchó que algunas personas salieron corriendo, tratando de huir”.
Según sus estimaciones, solo en la cocina se encontraron siete toneladas de droga listas para ser repartidas y comercializadas.
A 400 metros de distancia se localizaron dos bodegas ocultas bajo tierra y hasta la tarde de este viernes se habían extraído 400 bidones con metanfetamina líquida y 50 costales en polvo, mientras que en el segundo punto se lograron sacar 60 bidones.
“La profundidad de ambas es de 3 metros y medio, sin embargo, no se descarta que dos metros más abajo haya más. Es decir que contando el narcolaboratorio y las dos bodegas estimamos un promedio de 50 toneladas. Se tiene conocimiento de que es uno de los aseguramientos más grandes que se han llevado a cabo aquí en Culiacán”, afirmó.
La Marina añadió que en este año se han asegurado unas cinco toneladas de diversos psicotrópicos como cocaína, mariguana y droga sintética, con lo que se evita “que los grupos delictivos incrementen sus ganancias y fortalezcan su despliegue, así como el flujo, producción y distribución de droga”.

Con datos de: Mariana Hernández

Milenio Diario