El tren maya, extraordinario proyecto para la región

16

Hace unos días, el periodista Carlos Núñez Pérez comentó sobre la intención de empresarios yucatecos para que el proyecto del tren maya que propone el presidente electo Andrés Manuel López Obrador incluyera los vestigios mayas de Yucatán, lo que de acuerdo con esos planes, dejaba fuera a Calakmul en esta ruta.
Originalmente el proyecto solo abarcaba de Tulum a Calakmul y de ahí a Palenque. Hoy, ese proyecto se ha modificado e incluye no solo a Chichén Itzá, sino también a la capital de Campeche y otros puntos, para quedar como un tren peninsular.
En su mensaje que rindió a los campechanos en su tercer informe, el gobernador, Alejandro Moreno Cárdenas se pronunció porque ese proyecto se modificara para incluir a Yucatán y sus atractivos, finalmente López Obrador anunció que así será y que el tren maya ahora realizará un amplio circuito y que en cuatro años será una realidad que dejará muchos beneficios para los habitantes de esta región peninsular, pues se detonará el turismo.
En lo personal no estoy de acuerdo con ésto, y expongo mis razones: primero, porque al ampliarse el proyecto, obvio, su tiempo de concepción será mayor y por ende los beneficios que traería para una zona tan maravillosa como es Calakmul, pues tendrá que esperar más tiempo y con el riesgo que al ser un proyecto tan amplio no se cuente con la adecuada participación de la iniciativa privada, ya que, como se anunció, se requiere de una inversión mixta.
Entiendo que la propuesta de hacer más amplio este proyecto traerá muchísimos beneficios para toda la región cuyo anhelo de los que la habitamos es competir con el desarrollo del Centro y Norte del país, pero soy de los que creen que primero se hubiese concretado el plan original y en una segunda etapa ampliarlo.
Calakmul, por su dimensión, historia y antigüedad es mucho más importante que otras ciudades mayas como Chichén Itzá y Uxmal, y ya era tiempo que toda esa grandeza del “Nueva York de los Mayas” estuviese al alcance del turismo mundial, que ese legado de los ancestrales pobladores de esta región repercutiera entre los pobladores de esta amplia zona, el único Patrimonio Mixto del país.
Chichén Iztá es la segunda ciudad prehispánica más visitada de México con un promedio anual de 1’032,023 turistas, es decir, al mes recibe a 200,000 personas y 7,000 por día, mientras que Calakmul, no supera las 65,000 al año, lo cual significa que, en un marco de justicia, se aplicara el proyecto inicial para que el turismo nacional e internacional que visita el Caribe Mexicano, se trasladara a Calakmul y luego a Palenque, es decir, que se detonara a la brevedad este sitio tan maravilloso e importante.
Con la ampliación del proyecto del denominado Tren Maya, Calakmul tendrá que esperar para que ese anhelo de detonar el turismo se concrete, al menos cuatro años más, cuando bien pudo ser mucho antes si se mantenía el plan original. Me pregunto: ¿qué tanto más quieren los yucatecos si ya tienen un desarrollo turístico tan importante?, pero en fin, todo lo que sea en beneficio de los habitantes de estos lares, siempre será bienvenido y debemos apoyarlo.
Creo, desde mi muy particular punto de vista, que se hubiese aplicado el proyecto original y en una segunda etapa cerrar el circuito, considero que ese hubiese sido lo correcto para que los campechanos viésemos llegar en el corto plazo el aterrizaje de esta importante estrategia para detonar el desarrollo turístico y por ende, económico de la región. Al tiempo.