Exigen miles el NAIM en Texcoco, no en Santa Lucía

15
Los manifestantes se movilizarán nuevamente el próximo 2 de diciembre.

Karina Palacios/Ciudad de México

Miles de personas marcharon ayer de la Columna de la Independencia hacia el Zócalo capitalino para exigir al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, que el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) se construya en Texcoco, como se tenía planeado, y no en Santa Lucía.
Minutos antes de las 11 de la mañana los manifestantes comenzaron a congregarse en las escalinatas e inmediaciones del Ángel, en Paseo de la Reforma, había gente de clase media y media alta, y algunos asistentes parecían sorprendidos de la cantidad de personas que habían respondido a la convocatoria de la movilización denominada “11:11. Sí al aeropuerto en Texcoco”.
“Vinieron muchos, no pensé que hubiera tanta gente”, comentaron en un grupo de amigas que se ocultaba del sol bajo los árboles de Reforma, mientras bebían un café de la franquicia Starbucks, y las cuales decidieron asistir al evento vestidas completamente de negro “porque la democracia está de luto”.
Pasadas las 11 horas, el contingente comenzó su marcha con pancartas, mantas y globos blancos que simulaban la figura de X de la obra del NAIM en Texcoco.
Durante su recorrido, los manifestantes lanzaron consignas como “Es un error estar con Obrador”, “México no es Texcoco” y “No más machetes, queremos el progreso”, y aseguraron que la decisión del Presidente electo de construir dos pistas en Santa Lucía “será un retroceso para el país, que afectará directamente a los trabajadores y a la economía nacional”.
“Estamos liquidando ya a 200 trabajadores, no podremos hacerlo al 100 por ciento; mucha gente no va a tener con qué pasar las fechas navideñas, los últimos días del año. A eso le estamos sumando los gastos día a día, los hijos, las familias…”, expresó Rogelio, quien dijo estar involucrado como contratista del aeropuerto en Texcoco.
Los inconformes denunciaron que la consulta ciudadana que se celebró en octubre pasado para decidir el destino de la nueva terminal aérea no solo estuvo amañada, sino que “consideró a solo unos cuantos, a la minoría del país”, por lo que temieron que la futura administración federal esté basada “en votaciones inconstitucionales, patito y sin apego al derecho de los ciudadanos”.
“Somos un país democrático y no vamos a permitir que ningún sujeto se sienta dueño de México. México somos todos, no solo uno por ciento que votó en su consulta amañada y que funcionó para rescatar los intereses del Presidente electo, por eso estamos aquí levantando la voz”, expresó Georgina López, una de las asistentes a la movilización.
Al pasar por el Hemiciclo a Juárez y después por la calle 5 de Mayo rumbo al Zócalo, los protestantes fueron provocados por grupos de personas que les chiflaban en tono de burla y les gritaban: “Los fifís marchando también se están bronceando”, “buscando la sombrita fingen su luchita”, además de que criticaban a quienes asistieron a la marcha con lentes de marcas reconocidas por sus elevados precios, como Gucci, Prada y Fendi Aviator.
Al respecto, Santiago López, quien dijo ser vicepresidente del Colegio de Pilotos Aviadores de México, destacó que los participantes en la marcha son gente trabajadora, que busca ser escuchada por el gobierno entrante y “hacer que los mexicanos vean el panorama al que se enfrentarán durante los próximos seis años.
“Todos somos gente de trabajo, comprometida con el país, con nuestras familias, eso no es ser fifís, es ser trabajadores. Todos queremos un mejor país, aquí no hay chairos ni fifís, esos son términos que están separando a los mexicanos cuando más debemos estar unidos”, manifestó.
Al llegar al zócalo capitalino, los manifestantes abrieron las vallas de seguridad, que resguardaron un evento musical durante el fin de semana,  para entrar a la plaza y colocarse alrededor del asta bandera, donde entonaron el Himno Nacional Mexicano.
Los protestantes aprovecharon la marcha para rechazar enérgicamente la asistencia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a la toma de protesta de López Obrador. Además adelantaron que realizarán otra movilización el próximo 2 de diciembre.
En la marcha estuvieron presentes, entre otros, Gustavo Jiménez Pons, el empresario que manifestó estar interesado en adquirir el avión presidencial; Mariana Gómez del Campo, ex senadora del Partido Acción Nacional, y Laura Herrejón, de la Asociación Pro Vecino.
De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública, en la movilización participaron 5 mil 500 personas; sin embargo, organizaciones como Ciudadanos Por México Coordinadora Ciudadana, APN; Asociación Alto al Secuestro, In-Justicia y Pro-Vecino afirmaron que fueron más de 20 mil.

Milenio Diario