En estudio aún, gravamen a autos y partes, dice Ross

10
Las cadenas de suministro en América del Norte “fortalecen la base manufacturera de EU”

Eduardo de la Rosa y Agencias/México

México participó en las audiencias públicas organizadas por el Departamento de Comercio de Estados Unidos (EU) sobre la evaluación para determinar si aplica aranceles a las importaciones automotrices.
La Secretaría de Economía informó en un comunicado que el embajador de México en Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez, fue el representante en las audiencias, quien dijo: “Sujetar las importaciones de autos y autopartes mexicanas a aranceles pondrá en peligro la seguridad económica de la propia industria en EU, como lo han manifestado legisladores y numerosos representantes de ese país durante el proceso de investigación”.
El diplomático explicó que la imposición arbitraria de aranceles con el pretexto de la seguridad nacional puede afectar las cadenas de suministro, socavar la base manufacturera y disminuir la competitividad de los productores estadunidenses tanto en el mercado doméstico como en el internacional.
“La importación de autos y autopartes provenientes de México, resultado de la integración del mercado de América del Norte, no vulnera ni representa una amenaza a la seguridad nacional de EU”, reiteró.
Gutiérrez expuso que, desde la perspectiva del gobierno mexicano, las cadenas de suministro en América del Norte “fortalecen la base manufacturera de EU y contribuyen a la competitividad de los productores estadunidenses respecto a los asiáticos y europeos”.
En la audiencia, el secretario de Comercio de EU, Wilbur Ross, dijo que era “demasiado pronto” para decir si su país impondrá tarifas hasta de 25 por ciento a las importaciones de vehículos y autopartes, medida muy criticada por la industria.
Un grupo que representa a los principales fabricantes del sector dijo que imponer tarifas de 25 por ciento a los vehículos y autopartes importados aumentará el precio de los coches en EU en 83 mil millones de dólares anuales y costará cientos de miles de empleos.
Las automotrices aseguran que “no hay evidencia” de que las importaciones de autos impliquen un riesgo para la seguridad nacional y afirmaron que los aranceles realmente pueden dañar la economía del país.
Las empresas del sector además enfrentan mayores precios tras la puesta en vigencia de aranceles al acero y al aluminio importados.
La Alianza de Fabricantes de Automóviles, entre cuyos miembros se encuentran General Motors, Volkswagen AG y Toyota, advirtió sobre el impacto de las tarifas.
“Mayores tarifas a los autos dañarán a las familias y a los trabajadores estadunidenses, además de la economía (y) elevarán el precio de un automóvil importado casi 6 mil dólares y el precio de un coche fabricado en EU 2 mil dólares”, dijo Jennifer Thomas, vicepresidenta del grupo.
Un estudio de un grupo de concesionarios de EU alertó que los aranceles pueden reducir las ventas de autos en 2 millones de vehículos por año y provocar el cierre de más de 117 mil puestos en los concesionarios, o casi 10 por ciento de la fuerza de trabajo.
El subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Juan Carlos Baker, dijo que México defenderá enérgicamente a la industria automotriz y de autopartes contra cualquier imposición injustificada de aranceles por parte de EU.
“Al igual que en acero y aluminio, en dado caso de suceder, México impondrá medidas compensatorias inmediatas”, advirtió en su cuenta de Twitter, y dijo que el Departamento de Comercio de EU recibió de la industria automotriz de ese país más de 2 mil 200 comentarios en los que 99 por ciento se opone a la medida y pocos la apoyan.

Milenio Diario