Acusan que el nuevo juez escudará a Trump

15
Activistas se manifestaron contra la intención del magnate de nombrar a Brett Kavanaugh como miembro del Poder Judicial estadunidense

Agencias/Washington, Bruselas

El líder de los demócratas en el Senado estadunidense, Charles Schumer, acusó este martes al presidente Donald Trump de nominar al juez Brett Kavanaugh para la Suprema Corte de Justicia, como escudo ante la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre Rusia.
Durante un acto realizado afuera de la Suprema Corte, el senador por Nueva York aseguró que Trump eligió a Kavanaugh porque está preocupado de que Mueller pida al máximo tribunal que el presidente sea citado para responder preguntas sobre la presunta injerencia a su favor del Kremlin en las elecciones de 2016.
“El presidente Trump sabe que Kavanaugh será una barrera para evitar que la investigación vaya por ese rumbo”, afirmó Schumer, quien estaba acompañado por los senadores demócratas de más antigüedad en la Cámara alta.
El líder de la minoría senatorial indicó que Kavanaugh sostiene que un presidente en funciones no puede enfrentar una investigación criminal.
Schumer señaló que los demócratas se opondrán a la confirmación del magistrado conservador “para salvar la libertad reproductiva de la mujer, salvar las protecciones de salud para millones, los del colectivo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) y salvar los derechos y libertades que todos disfrutamos”.
La senadora de California, Dianne Feinstein, dijo estar no solo preocupada por la posición del juez nominado sobre el aborto, sino también sobre el control de armas.
Aun si todos los demócratas se oponen al nominado, los republicanos cuentan con 51 votos de 100, suficientes para confirmar su designación en la Suprema Corte, si actúan en bloque.
El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, dijo que espera su confirmación antes de las elecciones de noviembre.
De ser ratificado, Kavanaugh será el sexto católico en el máximo tribunal de Estados Unidos, compuesto por nueve miembros.

MEJOR CON PUTIN
El mandatario Donald Trump aumentó este martes la presión sobre los países miembros de la OTAN al considerar que es más fácil entenderse con el principal enemigo de la alianza militar, el presidente ruso Vladímir Putin, la víspera de una cumbre de los aliados occidentales.
Trump llegó a Bruselas anoche a bordo del avión Air Force One, acompañado de su esposa Melania, para empezar una gira por Europa que culminará, días después de la cumbre de la OTAN, con una reunión con el líder ruso en Helsinki el 16 de julio.
“Francamente, Putin puede ser el más fácil de todos. ¿Quién lo habría pensado?”, ironizó Trump a la prensa antes de subir al avión.
El gasto militar es el principal punto de desencuentro entre EU y sus aliados.
Trump aprovechó también este martes para reiterar sus críticas a sus socios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte por, a su juicio, no invertir lo suficiente y aprovecharse así de Washington.
Antes de llegar a Bruselas, Trump fue todavía más allá en un tuit, asegurando que sus aliados deberían “reembolsar” gastos de defensa a EU, cuyo presupuesto militar representa dos tercios del total de la OTAN.
La cumbre de la OTAN, miércoles y jueves, se da en un contexto ya tenso entre Washington y sus socios de la Unión Europea, en especial Alemania, sumidos en una guerra comercial después de varios desencuentros respecto al programa nuclear iraní o el Acuerdo sobre el Clima de París, entre otros.
De inmediato, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, respondió a Trump afirmando que deje de arremeter contra los aliados de la OTAN.
“Querido Estados Unidos, aprecia a tus aliados, al fin y al cabo no tienes tantos”, escribió Tusk, ex primer ministro polaco, en Twitter.

Milenio Diario