Acusa AMLO “venganza”; hay evidencias: consejeros

17

Jannet López, Elia Castillo y Carolina Rivera/México

Andrés Manuel López Obrador calificó de “vil venganza” la multa que el Instituto Nacional Electoral (INE) impuso a Morena por más de 197 millones de pesos por irregularidades detectadas en el fideicomiso Por los demás y acusó a los consejeros electorales de no verlo con buenos ojos “porque son muy de derecha”.
“No existe ningún acto inmoral con el fideicomiso a damnificados por el sismo. Nosotros no somos corruptos ni cometimos ilegalidad. Por el contrario, buscan enlodar una acción humanitaria”, publicó a través de su cuenta de Twitter y advirtió que acudirán al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para apelar la sanción.
Al respecto, el consejero Marco Antonio Baños replicó que “no se trata de vilezas, sino de evidencias” y que Morena está en su derecho de presentar los recursos que considere.
No obstante, recalcó que la sanción aplicada está basada en evidencias, incluso audiovisuales, y cuestionó por qué los argumentos presentados no fueron debidamente expuestos durante el deshago del procedimiento.
“El instituto aprobó una resolución que pone en blanco y negro lo que ha ocurrido con este fideicomiso; sostenemos que hay al menos 44 millones de pesos que ingresaron de forma irregular.
“Son depósitos en efectivo que están acreditados incluso con diversos videos, en los cuales se ve cómo las personas hacen el depósito por sumas hasta de 50 mil pesos y luego se vuelven a formar y vuelven a depositar”, sostuvo.
Negó que se trate de una investigación al vapor, como acusó el representante de Morena, porque llevó muchas semanas la documentación que realizó la Unidad Técnica de Fiscalización, además de que las pruebas están en el expediente correspondiente para que las valore el Tribunal.
Reiteró que no se trata de ningún esquema improvisado, porque “nosotros no trabajamos de esa manera, sino con un criterio de absoluta imparcialidad y con documentos que demuestran lo que está señalado en la resolución aprobada”.
Por su parte, el consejero Ciro Murayama, presidente de la Comisión de Fiscalización, explicó que lo más sorprendente en la investigación fue el “modus operandi tan atípico” mediante el que se realizaban depósitos en efectivo, con un grupo de seis o siete personas que del 26 al 29 de diciembre y el 23, 27 y 28 de marzo lograron que “en cuestión de minutos se llegara a cantidades millonarias”.
“Pedimos los videos a las instituciones bancarias, a los cajeros y podemos ver que se forma la misma persona, junto con otras, sale de depositar 50 mil pesos y se vuelve a formar para depositar otros 50 mil pesos, son carruseles de inyección de dinero que no sabemos de dónde viene”, recordó.
En entrevista con Carlos Puig para MILENIO Televisión, Murayama detalló que el dinero “se sacó con cheques de caja no con nombres de damnificados, sino de 70 individuos y de éstos identificamos a 56 personas, 80 por ciento, que están en la nómina de Morena, trabajadores, militantes o candidatos”.
Este grupo habría retirado 64 millones 481 mil pesos “y ahí se pierde el rastro del dinero”, por lo que insistió en que esta modalidad es la misma con la que se operó el Pemexgate. “Cuando entró el dinero y se recibió en efectivo, no se le pudo rastrear y no se sancionó como gasto de campaña, aquí pasa lo mismo, lo retiran dirigentes o candidatos de Morena y no sabemos si llegó a la campaña o a los damnificados, entonces solo decimos que es dinero de Morena que no reportó a la autoridad”, precisó.
Murayama destacó que aunque Morena comprobara que el dinero llegó a los damnificados, será sancionada, pues cayó en una ilegalidad desde el momento en que comenzó a repartir estos recursos a los damnificados, pues “un partido no puede dar dinero ni repartir ningún tipo de bien o servicio directamente a la población”.
“Los partidos políticos no son beneficencia pública, sino instituciones que compiten por el poder político y por eso tienen una serie de obligaciones y restricciones en sus finanzas”.
También explicó que existe una serie de irregularidades, pues primero el fideicomiso fue creado por la propia dirigencia de Morena, la dirección con que se registró es la sede del partido y nunca se dio de alta ante el INE.
Ya constituido, “empieza a recibir dinero y, a pesar de que en el propio contrato se dice que no puede haber dinero en efectivo, la mayor parte de los recursos se da en efectivo”, y en lugar de rechazarlos “dice ‘son míos, los hago míos’, y disponen de ese dinero y lo empiezan a repartir o a gastar”.
Resaltó que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) debe investigar la fuente del dinero y los depósitos, además de que dieron vista de esta investigación al Servicio de Administración Tributaria y a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, “porque la institución bancaria Afirme también vulneró las cláusulas de su propio contrato de constitución” al recibir dinero en efectivo.
Regreso a la capital
Ayer, antes de volar de regreso a la Ciudad de México tras cuatro días de descanso en su rancho en Palenque, Chiapas, López Obrador consideró “un exceso y un abuso” la multa e insistió en que se trata de “una sanción arbitraria” y que algunos consejeros “no nos ven con buenos ojos porque son muy de derecha”.
“Como dije, es una vil venganza de los consejeros del INE, no tienen ningún fundamento legal, los recursos de ese fideicomiso no tienen que ver con recursos aportados por el INE a Morena. Son aportaciones que hicieron los ciudadanos, que hicieron todos.
“Yo mismo aporté como 500 mil pesos a ese fideicomiso de lo que recibí de mi nuevo libro, o parte de lo que me entregó la editorial Planeta lo aporté a ese fideicomiso, y así diputados, senadores, todos aportaron, pero no era dinero que saliera del INE”, recalcó.
El próximo titular del Ejecutivo se volvió a lanzar contra el consejero Murayama: “El encargado de la fiscalización, ese fue de los que aprobó el fraude de 2006. Traen eso todavía, así es la derecha, el conservadurismo, se me hizo un exceso y les toca a ellos probar si hubo desviación de dinero, porque es una acusación grave”.
En tanto, la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, admitió que el partido se equivocó al no informar al INE la existencia del fideicomiso para ayudar a los damnificados, pero que la multa que recibieron “está fuera de toda medida”.
En entrevista con Azucena Uresti para Grupo Fórmula, acusó que el instituto “está en un conjunto de imprecisiones”, pues “primero dice que no tiene certeza de quiénes aportaron y luego dice que 84 por ciento son de Morena”.
Indicó que el fideicomiso es privado y no de Morena, por lo que “el INE no tendría por qué mandar nada (…) no se puede meter con un fideicomiso privado”, señaló.