Sequía de pronóstico reservado

22

METEOROLOGÍA DE BOLSILLO
JUAN VÁZQUEZ M.

El calendario sigue avanzando y quedan poco más de 15 días para que acabe el invierno meteorológico y menos de cuatro para que concluya la fase intensa de la temporada de invierno, que finalizará con la llegada del Frente Frío No. 36 a la Península de Yucatán.
Esperamos que este que se considera el último frente frío de la temporada inversal traiga lluvias bastante importantes, sobre todo en el norte y centro del estado que ya prácticamente ha entrando a la época de secas o estiaje. En enero pasado y en los casi 15 días que llevamos de febrero las lluvias han estado muy por debajo del promedio y desde diciembre, cuando se inició el invierno meteorológico, los frentes fríos han dejado acumulados de precipitaciones menores de lo esperado.
El pronóstico para esta temporada de sequía, que se abre el viernes 15, junto con la época de quemas de las milpas, y que finalizará hasta la segunda quincena de mayo, nos indica que habrá una sequía de moderada a intensa, pero, ante la escasez de lluvia en estos meses, más bien creo que será de fuerte a intensa y solamente los frentes fríos que logren llegar hasta principios de mayo nos darían un breve descanso a las altas temperaturas que seguramente se presentarán.
El problema se deberá a la presencia del fenómeno de débil a moderado de El Niño que debe terminar al entrar la primavera el 20 ó 22 de marzo, pero se anticipa que, de no desaparecer este fenómeno por completo, la próxima temporada de lluvias sería muy corta y los acumulados de agua estarían por debajo del promedio.
Este año, como se está presentando, es muy parecido a 2009, cuando ocurrió prácticamente la misma situación que acontece este año, y que fue el calendario con menor precipitación acumulada de los últimos 20 años. Ya sabemos lo que sucederá si no acaba el efecto de El Niño en la primavera.
Con respecto a las temperaturas se ha pronosticado que sean por encima de lo normal y la Organización Meteorológica Mundial ha dicho que 2018 nuevamente fue el año más caliente de todos los tiempos, superando a 2017, algo que en verdad debe preocuparnos porque con estos récords el mundo va hacia una catástrofe atmosférica de resultados inimaginables a causa de fenómenos meteorológicos que se están presentando a nivel mundial y quién sabe qué nos depara el futuro.
Siguiendo con el tema de la sequía, veremos si este año rompemos el récord de calor, aunque lo preocupante no es romper el récord, sino la cantidad de días con temperaturas muy calurosas en forma consecutiva, que ha sido lo que ha ocurrido en los años 2016, 2017 y 2018.
Pronto sabremos qué nos depara el clima.