Se dice…

14

Que uno de los ex alcaldes que están en la mira, y podría en breve afrontar procesos penales es el de Calkiní, Emiliano Canul Aké, el mismo que ganó bajo las siglas de Morena, pero a quien sus regidores no dejaron trabajar en los primeros meses, hasta que finalmente renunció al partido que lo postuló y, desde luego, se “agarró del chongo”, con su dirigente estatal, Manuel Zavala Salazar, lo que le costó la expulsión de sus filas partidistas.

Que resulta que el ex alcalde que solo calzaba alpargatas, dejó en ruinas el Ayuntamiento. A decir de su sucesor, Roque Sánchez Golib, dejó al municipio con patrullas inservibles y sin gasolina, sin camiones para recolectar basura, con luminarias descompuestas, calles con baches y una serie de deudas que mantienen ahogada a la nueva administración.

Que lo más grave que se ha detectado es que en el DIF Municipal de Calkiní hay presuntas irregularidades en el manejo de recursos. Ante ello, las nuevas autoridades contrataron a un consorcio de abogados para que se valore la situación, investigue los presuntos desvíos millonarios, así como las obras que se pagaron a tiempo, pero que simplemente no existen.

Que no sería extraño que pronto se entablen acciones penales en contra de Canul Aké, a quien corresponderá defenderse. Por lo pronto ya jalaron el hilo, y la madeja seguramente se abrirá para revelar todas las irregularidades que presuntamente habría cometido quien prometió servir al pueblo y no servirse del presupuesto. Ya veremos cómo acaba este asunto.