Piezas desde el corazón

36
María Jesús jiménez Montoya

María Jesús jiménez Montoya
*Realiza joyería y piezas de cuerno de toro y hueso
*En Nueva York exhiben sus obras

Herencia de su abuelo Valerio, quien pese a su ceguera le enseñó el oficio, y de su padre que era joyero, la artesana María Jesús Jiménez Montoya es una artista que trabaja con cuerno de toro y hueso. Sus obras han llegado hasta una galería neoyorquina.

¿Desde cuándo se inicia en la artesanía de cuerno de toro y hueso?
Ha sido de generaciones, desde mis bisabuelos, abuelos y padres y yo desde los 7 años de edad, porque lo observaba de mis padres y me llamó tanto mi atención que empecé a dedicarme a ello.

¿Cuál fue la primera pieza que realizó?
Todavía me acuerdo muy bien que la primera pieza que realice fue el escudo de Campeche y me llevó varios días dejarlo listo, porque todavía estaba experimentando y aprendiendo la actividad.

¿Es muy difícil manejar esos materiales?
Cuando comienza a aprenderlo a trabajar, lograr justamente el calentamiento del cuerno, lleva una medida, porque no solo es meterlo al fuego, porque se requiere de cierta temperatura que hay que calcular bien y por medio de las lijas se limpien las piezas y se moldea.

¿En cuánto tiempo implica realizar una pieza?
Por ejemplo, para la realización de una peineta se requiere de cuando menos dos días, desde la mañana hasta que me dé la vista y cada pieza tiene su tiempo.

¿Por su trabajo ha recibido algún reconocimiento?
He logrado premios estatales, nacionales e internacionales, éste último en una galería de la ciudad de Nueva York donde ya es reconocido el apellido de mi familia: Novelo Jiménez.

¿Cuál es la satisfacción de dedicarse a esta actividad?
Indescriptible, hay mucha satisfacción, pero le tienen que gustar mucho a quien lo realiza, porque cuando elaboras una pieza dejas una parte de ti; claro que nos deja un ingreso, pero nos tiene que gustar, porque si se hace solo para vivir de ello, no se le da un toque especial a la pieza.

¿Alguna pieza en especial que le llene de orgullo?
Todas, porque cada una tiene un toque y un valor muy especial; siempre el reto es realizar la pieza que cueste más trabajo y sea muy laboriosa.