Sale del hospital víctima del Novichok

6

AFP/Londres

Charlie Rowley, uno de los dos británicos envenenados con Novichok, salió del hospital de Salisbury, Inglaterra, donde era atendido desde el 30 de junio, anunció ayer el centro médico.
“Estoy contenta de confirmar que Charlie Rowley, de 45 años, salió del hospital”, tras vivir “una experiencia espantosa”, declaró en un comunicado Lorna Wilkinson, directora del servicio de enfermeras del hospital.
La compañera de Rowley, Dawn Sturgess, de 44 años, que también fue víctima del agente nervioso, no sobrevivió.
Wilkinson subrayó que “Charlie no plantea ningún riesgo para los habitantes”. Como las otras víctimas del agente nervioso, el británico fue “descontaminado”.
A principios de marzo, un ex doble espía ruso, Serguéi Skripal, y su hija Yulia fueron envenenados con Novichok en Salisbury, un acto que Londres imputó a Moscú, que negó cualquier implicación.
Tres meses después del caso Skripal, Charlie Rowley y su compañera fueron envenenados en Amesbury, no muy lejos de Salisbury, intoxicados por Novichok, que estaba dentro de una botella pequeña.
Los investigadores buscan determinar si el veneno proviene del mismo lote que contaminó a los Skripal.
A petición de Londres, la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) desplegó esta semana en Amesbury a un equipo para “determinar de manera independiente la naturaleza” de la sustancia que contaminó a Rowley y Sturgess.
Novichok es un agente venenoso desarrollado por la entonces Unión Soviética.

Milenio Diario