Llegan a Tapachula; hoy, hacia Arriaga

31
Durante su recorrido, los hondureños cantaban el himno de su país y ondeaban su bandera, pero también lanzaban vítores a México y agradecían la solidaridad de los ciudadanos.

Liliana Padilla, Pedro Domínguez y Abraham Jiménez/Tapachula, Chiapas

La caravana de migrantes centroamericanos llegó a Tapachula después de más de siete horas de caminata y un recorrido de 40 kilómetros, los primeros en suelo mexicano.
A pesar de las advertencias, el contingente no fue detenido ni por la Policía Federal ni por personal del Instituto Nacional de Migración.
El ánimo de los migrantes se vio renovado; pese a las dos semanas de trayecto que llevan a cuestas, su caminar era constante y optimista. Ondeaban la bandera de Honduras y cantaban el himno de su país, pero también lanzaban vítores a México y agradecían la solidaridad de quienes les daban desde una bolsa de agua hasta la playera de algún partido político que se convertía en una prenda nueva y limpia para ellos.
La gran mayoría de quienes integran la caravana llegaron a México por el río Suchiate, unos cuantos más ya tenían tiempo en el país y solo se sumaron para tener más fuerza en su intento por llegar a Estados Unidos.
Al menos 700 elementos de la Policía Federal siguieron de cerca la caravana de migrantes, que supera ya los 5 mil integrantes.
Por momentos los federales instalaron retenes y se colocaron a lo ancho de la carretera para intentar frenar el paso, pero cuando la vanguardia se acercaba a menos de 200 metros se replegaban y avanzaban en 10 camiones con dirección a Tapachula. Un helicóptero de las fuerzas federales sobrevoló el trayecto desde Ciudad Hidalgo hasta Tapachula.
Durante el trayecto, el delegado del Instituto Nacional de Migración, Francisco Echavarría, advirtió a los integrantes de la caravana que no pueden permanecer de manera ilegal en el país.
El funcionario dio un mensaje en medio de la carretera, en el que invitó a una comisión de migrantes a comprobar que en los albergues se está recibiendo gente y no se le deporta, aunque no les dijo que se les impide la salida hasta que concluyan sus trámites.
“El Estado mexicano los puede atender, pero no pueden ir en situación irregular por territorio nacional. El Estado mexicano está abierto a otorgarles la condición de refugiados, siempre y cuando cumplan con la ley”, dijo a quienes buscan llegar hasta Estados Unidos, quienes frenaron por algunos momentos, pero hicieron caso omiso del mensaje y siguieron su camino hacia Tapachula.
“Pueden tener la condición de refugiados si lo desean, están en su derecho de solicitarla de manera ordenada y pacífica, (pero) no pueden continuar en territorio nacional de manera irregular; se les pide que se conduzcan por canales institucionales”, agregó Echavarría en su mensaje.
El delegado del INM también les ofreció atención humanitaria, servicios de salud, agua y comida.
A su vez, el jefe de la Policía Federal, Manelich Castilla, insistió en que ya se hizo un primer intento de dialogar con los integrantes de la vanguardia de la caravana, para invitarlos a llegar al albergue.
“Hay personal de Migración, ya se hizo un primer intento de dialogar con la vanguardia, ya se les hizo una invitación de llevar una comisión… la intención es atenderlos y poderlo hacer en orden”, remarcó.
Dijo que la misión de la Policía Federal es abanderar la caravana, garantizar la seguridad en la carretera y finalmente dialogar con los involucrados.
La Policía Federal no portaba armas, solo equipo antimotines (cascos y toletes), y un gran número de elementos eran mujeres, debido a que al menos 40 por ciento de la caravana son mujeres y niños; además hay jóvenes de no más de 30 años y muy pocas personas mayores que buscan llegar a Estados Unidos.
El recorrido fue a pie gran parte del camino, pero unos 10 kilómetros antes de llegar a Tapachula, muchos migrantes recibieron aventón de transportistas y lugareños. Se presentaron algunos incidentes, pues varios hondureños cayeron al asfalto debido a que saturaban los carros, camionetas y camiones. Sin embargo, no hubo reportes de lesionados de consideración.
Los migrantes llegaron después de las 14 horas al parque Miguel Hidalgo de Tapachula, donde descansaron y recibieron alimentos y agua de gente que llegaba al lugar en vehículos particulares. Cerca de las cinco de la tarde llovió y refrescó el intenso calor.
La caravana migrante tiene previsto reanudar su marcha por México este lunes antes del amanecer y avanzar lo más posible hacia Arriaga, por toda la costa chiapaneca hacia Oaxaca.

Milenio Diario