Intensifican operativos en puestos de venta de carnes

30

Inspectores de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Campeche (Copriscam), intensificaron los operativos de verificación en los puestos de venta de carnes rojas y de pollos. También visitaron el Rastro para constatar que la carne esté en óptimas condiciones para la venta al público.
El objetivo es detectar si los productos están contaminados con la sustancia clembuterol y que se respeten las normativas establecidas, para evitar problemas de salud a la población.
Lo anterior fue confirmado por Horacio Rejón Abreu, responsable de la dependencia estatal en la isla, quien aseguró que los operativos iniciaron el mes pasado y a la fecha no tienen reportes de algún problema.
Dijo que también vigilan que tanto el pescado, como la carne de res, cuenten con las normativas establecidas por el Sector Salud.
Explicó que en forma parcial, los inspectores a su cargo recorren la ciudad y verifican los giros de establecimientos que expenden todo tipo de comidas y aperitivos de la región, así como también que los matarifes cumplan con los reglamentos establecidos de higiene como es la portación de sus gorros, cubre boca, mandil y botas al momento de entrar al cuarto frío.
También verifican que en los centros comerciales las carnes no estén caducadas o la carne esté pasada de tiempo. Al momento no se tiene ningún reporte al respecto.
“En el manejo de los alimentos, como es el caso de la carne de res, se visita las instalaciones del Rastro Público, en donde se sostienen pláticas con las autoridades del Sector Salud, que inspeccionan y sellan que la carne esté en óptimas condiciones para la venta al público; sin embargo, eso no quiere decir que el personal de la Copriscam haga su trabajo en las observaciones rutinarias”, concluyó.

A MANTENER PRECIOS BAJOS
A unos días de la celebración del Día de Muertos y Día de los Fieles Difuntos, los expendedores de carnes de cerdo deben apoyar la economía de la población carmelita y no aumentar los precios del producto, que es uno de los ingredientes principales para la elaboración de tamales y los tradicionales pibipollos que son colocados en los altares.
El comerciante Romeo Reyes Hernández, secretario de Acción Política del Sindicato de Matarifes, señaló que al menos en su carnicería (ubicada en la colonia Renovación) mantendrán los precios de 80 pesos el kilogramo de carne de cerdo, y de 35 pesos el kilogramo de manteca.
Sin embargo, comentó que “los productores de carne de cerdo que provienen de Yucatán en los últimos años aumentaron entre uno y hasta cinco pesos el kilogramo, y en apariencia no afecta, pero al comercializarlo es donde nos percatamos de la merma económica que sufrimos, aunque eso no es pretexto como para incrementar el precio, por eso al menos en esta carnicería apoyamos la economía de las familias”.
Aunque reconoció que no todos los tablajeros pueden dar un precio considerable, acorde con la necesidad de los consumidores, pero lo importante es vender el producto, porque de nada sirve tenerlo refrigerado por días, si luego se pierde la calidad. De ahí que lo importante es vender y ganar aunque sea unos pesos, y así evitar que la carne se dañe y la pérdida sea mayor.