Todo se puede lograr en la vida: Thalía

5
Thalía en México.

Agencias/México

Al ritmo del mariachi y entre una lluvia de ovaciones fue como Thalía subió a un escenario colocado en uno de los estacionamientos de Plaza Cuicuilco, donde la cantante se tomó fotografías con más de mil afortunados seguidores, que pudieron besarla, abrazarla e intercambiar un par de palabras.
“¿Me oyen, me escuchan, me sienten? Estoy emocionadísima de estar en México, con mi gente, con mariachi, qué felicidad; estoy contenta, ya los quiero abrazar, ya los quiero tener aquí, comencemos”, saludó, ante cerca de 3 mil 500 fans que se dieron cita este domingo al menos para verla de lejos o escuchar su voz.
Y añadió: “Estoy contenta de traer el disco, de toda la expectativa, de todo el apoyo de mi gente, del apoyo de ustedes, sin ustedes uno no estaría aquí, de las redes sociales, benditas sea también (risas)”.
Para entonces ya había entonado junto a sus admiradores “Me oyen, me escuchan”, tema que lanzó luego de que un video de sus redes sociales se volvió viral; también ya les había cantado “No me acuerdo” y “Equivocada”, y había repetido una y otra vez cuánto los quiere y lo mucho que les agradece por seguir presentes en su trayectoria.
Durante el evento, la también actriz recibió múltiples reconocimientos: un Disco de Oro + Platino por “No me acuerdo”; un doble Platino + Oro por “Te perdiste mi amor”; un Doble Diamante por “Desde esa noche”, y un Disco de Oro por “Vuélveme a querer”.
Además, se llevó Disco Doble Diamante + Oro por Thalía en Primera Fila; un Disco de Oro por Thalía Viva Tour; un Disco de Platino por Amore mío; otro Platino por Latina, y un cuádruple Disco de Platino por Habítame siempre.
Luego de verla algunos salieron llorando, otros gritando y corriendo eufóricos, algunos más sumergidos en la emoción la jalaban y trataban de abrazarla más del tiempo permitido; ella lució siempre tranquila y con una sonrisa, lanzando besos y tratando de escuchar cualquier petición.
Más de tres horas duró la sesión de fotografías con los fans, quienes al final recibían un póster autografiado; pero para algunos la jornada fue de sol a sol, llegaron un día antes de otros estados y se fueron al anochecer, aunque satisfechos y con uno de sus sueño realizado.