Se baila con el corazón

19

María de los Ángeles Gutiérrez López es una guerrera de corazón, a quien le aplica a la perfección el verso “Pies, para qué los quiero si tengo alas pa’ volar”, de Frida Kahlo, pues aunque una discapacidad la mantiene en una silla de ruedas eso no ha sido una limitante para hacer lo que más le apasiona, bailar.

¿Por qué la danza?
El gusto por el baile lo tengo desde niña, soy autodidacta, nunca tuve un maestro o maestra que me enseñara, aprendí viendo la televisión. Siempre echaba a volar mi mente y me visualizaba bailando y lo logré.
Siempre me pregunté: “¿Siempre dije cómo puedo llegar a bailar así, si estoy en una silla de ruedas?”, y entonces descubrí que se trata de simple y sencillamente imaginarme el baile, pero sobre todo sentir el ritmo.
A lo largo del tiempo me he convencido que llevo el baile en la sangre, pues además de enseñarlo siempre participo en las actividades del Carnaval, en la comparsa de los Reyes con Discapacidad.

¿Cuándo decidió enseñar danza?
Decidí compartir lo que sé con los demás después de mi experiencia en la Paralimpiada 2004, que se realizó en el estado de Colima.
Ahí formé parte de la delegación campechana y participé en la competencia de Danza Deportiva Sobre Ruedas y obtuve la medalla de bronce; después participé en la Paralimpiada que se efectuó en la Ciudad de México y logré dos, medalla de bronce y plata.
Menciono estos dos sucesos, porque me permitieron probarme que soy capaz de llevar a cabo mi gusto por la danza y aún más hacerlo de manera individual o con pareja, y no sólo con otro compañero en silla de ruedas sino con una persona en pie.
Debo comentar que también participado en la disciplina de Atletismo, donde gané la medalla de bronce, en la Paralimpiada que se llevó a cabo en Saltillo, Coahuila.
En realidad no cuento con un papel que me avale como maestra, pero creo que al ver mis capacidades me han dado la oportunidad de enseñar a otros, y para ello me mantengo actualizada gracias a tutoriales y todo lo que pueda yo aprender.

¿Cuáles son sus proyectos?
Tengo varios, pero me gusta planea a corto plazo. Por ahora es continuar con mis clases de baile que imparto en el Centro Artístico y Cultural “Leovigildo Gómez” del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia.
Y para la temporada de Carnaval poder montar una coreografía con mis compañeros, ya que no es lo mismo que lo haga una persona de pie, que una en silla de ruedas, es algo que quiero probarme a mí misma.
El baile me está llevando a cumplir un sueño, que es ser maestra, y además de causarme una gran felicidad me permite obtener un ingreso para sacar adelante a mi familia.

¿Todos pueden bailar?
Sí, y yo soy la prueba viviente de que todos podemos hacerlo si lo deseamos. A mí el bailar me ha regalado muchas satisfacciones, me hace sentirme más viva y darme cuenta que mi discapacidad no es una limitante para alcanzar mis metas.