Reabren ductos de Salamanca y Tuxpan; el de Tula, “en horas”

115
a  secretaria Olga Sánchez Cordero se reunió ayer con seis gobernadores para explicarles la estrategia contra el robo de combustible. Araceli López

Los gobiernos federal y de Guanajuato dieron a conocer la reapertura de los ductos Tuxpan-Azcapotzalco y Salamanca-León, mientras que el del Estado de México adelantó que “en horas” se reactivará el de Tula-Toluca.
En Guanajuato, ayer por la mañana se desplegó un operativo que será permanente debido a la advertencia de la Federación de que si el tubo es perforado se cerrará de nuevo.
MILENIO confirmó que la apertura fue a las 11 de la mañana con la vigilancia de 500 elementos de Marina, Ejército, Policía Federal y Fuerzas de Seguridad Pública del Estado en 90 kilómetros.
“El operativo ya está y será permanente porque no queremos que nos vuelvan a cerrar el ducto, necesitamos que esté trabajando”, explicó un funcionario de primer nivel del gobierno estatal.
Se detalló que el ducto estaba listo para abrirse desde la semana pasada y que se informó en las reuniones para atender el desabasto de gasolina, pero que hasta ayer se ordenó su reactivación.
Antes, personal de Pemex y autoridades inspeccionaron el área y verificaron que el tubo estuviera en buenas condiciones. La última vez que se abrió fue el domingo 6 de enero, pero lo perforaron dos veces. Diez días después fue reabierto, cuando el promedio de gasolineras funcionando en Guanajuato es de 20 por ciento.
También se dio a conocer que al interior de la Refinería de Salamanca, en las diferentes áreas y Terminales de Almacenamiento, como las de León e Irapuato, no se informa a los trabajadores el insumo que van a recibir ni los horarios; el control lo tiene Pemex a nivel nacional.
“Se tendrá poca gasolina, pero continúa con la apertura del ducto Salamanca-León. Lo importante es que abran el ducto de Tula-Salamanca, que implicará un mayor bombeo y una producción en Salamanca de mil 100 barriles por hora”, indicaron a MILENIO.

Detectan tomas ilegales
Aunque el gobierno federal logró frustrar dos ordeñas en los ductos de Tula-Azcapotzalco y Tula-Toluca, horas más tarde ambos fueron pinchados y uno de ellos vaciado completamente, por lo que se cerraron. Mientras que después de cinco sabotajes en los últimos días, el de Tuxpan-Azcapotzalco ya opera con normalidad.
Este último ducto genera 170 mil barriles diarios y alimenta a la Ciudad de México y la zona metropolitana, por lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en que en estas zonas el servicio podrá normalizarse en los próximos días gracias a la vigilancia permanente.
El secretario de la Defensa Nacional detalló que el martes, gracias a los 850 elementos desplegados, a las 22:12 horas se detectó movimiento de personal “que iba a robar sobre una toma” y se logró detener. Sin embargo, el ducto más complejo por ahora es el poliducto de Tula-Toluca.
El general Homero Mendoza, encargado de la vigilancia aérea, detalló que cuentan con 14 aeronaves, dos de reconocimiento nocturno, dotadas con cámaras de visión nocturna y cámaras térmicas para la detección de calor, que detectaron a las 03:30 horas de ayer un movimiento irregular en el ducto, con documental fotográfico a 20 mil pies de altura.
Treinta minutos después “estaba saliendo la fuerza de reacción que tenemos en Santa Lucía a bordo de un helicóptero UH-60 y 10 elementos de tropa que se dirigieron de inmediato al punto. También, al mismo tiempo, alertamos a una de las bases de operaciones que se encuentra en Atlacomulco, que se desplazó por tierra”.
Pese al éxito en este operativo, el director de Pemex, Octavio Oropeza, dijo que este tubo ha sufrido muchos robos e identificaron que, una vez puesto en operación, “a las dos horas, nos dimos cuenta que no llegaba ni un solo barril, todo se lo estaban extrayendo en una zona ubicada en el municipio de Tula, Hidalgo”.
Además, el ducto de Tula-Azcapotzalco está suspendido pese a que las fuerzas armadas impidieron una ordeña dentro de las instalaciones de Pemex. La toma clandestina se localizó en el municipio Melchor Ocampo, pero no se sabe su ubicación exacta.
En tanto, aunque el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, aseguró que el ducto Tula-Toluca, es una “coladera”, el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, anunció que será puesto en operación “en próximas horas”.
Destacó que la reapertura de ductos se reforzará con distribución de gasolina por pipas en 14 municipios del valle de Toluca, ya que 54 por ciento de las estaciones no tiene combustible. Precisó que elementos de las policías estatal y Federal apoyan el resguardo de estos autotanques procedentes de Pemex. _