Cede Trump y honra memoria de McCain

10

AFP/Washington

B ajo presión de propios y extraños, Donald Trump expresó ayer finalmente su “respeto” por el fallecido John McCain, ícono de la política estadounidense, y ordenó colocar a media asta la bandera nacional en todos los edificios del país.
“A pesar de nuestras diferencias en política, respeto el servicio brindado por el senador John McCain a nuestro país y, en su honor, he firmado una orden para enarbolar a media asta la bandera de los Estados Unidos hasta el día de su entierro” el domingo, dijo en un comunicado.
Señaló igualmente que el vicepresidente Mike Pence hablará en una ceremonia que se realizará el viernes en el Capitolio y que el secretario de Defensa, Jim Mattis, el jefe de Gabinete, John Kelly, y el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, lo representarán en un servicio en memoria de McCain.
Hasta ayer el presidente se había negado a saludar la memoria de McCain, fallecido el sábado a los 81 años tras una batalla contra un cáncer cerebral.
Trump se había limitado a expresar, en un lacónico tuit, su “más profunda compasión y respeto” para la familia de McCain, pero contrariamente a Mike Pence, la primera dama Melania y otros funcionarios, no había ofrecido palabras de agradecimiento o halago, ni hecho referencia a la trayectoria del político emblemático.
Es poco probable que su tardía reacción altere su aislamiento y el juicio de sus detractores, que destacan su incapacidad para unir a una nación dividida.

Ausencia
Un portavoz del ex senador confirmó la ausencia ya prevista del presidente 45 de Estados Unidos en los funerales de Estado previstos para el sábado en la Catedral Nacional de Washington, donde los ex mandatarios George W. Bush y Barack Obama, republicano y demócrata, oficiarán de oradores.
“El presidente no asistirá al funeral. Eso es un hecho”, dijo este lunes Rick Davis, un colaborador de McCain de larga data, en una conferencia de prensa en Arizona.
Según medios estadunidenses, John McCain había pedido específicamente que el presidente Trump no estuviera presente en las ceremonias fúnebres.
Según el Washington Post, Trump había rechazado la publicación de un comunicado de la Casa Blanca en el que se rendía homenaje al senador fallecido y se calificaba al ex prisionero durante la Guerra de Vietnam de “héroe”.
Trump, que evitó el servicio militar en Vietnam, ha tenido solo palabras de desprecio hacia McCain, especialmente cuando en 2015 cuestionó públicamente su honor.
“Es un héroe de guerra solo porque fue capturado. Me gusta la gente que no se hace capturar”, había declarado el magnate.

Rivalidades tribales
McCain, que fue candidato republicano en las elecciones de 2008 y las perdió con Obama, había dicho en 2016 que no votaría por Donald Trump.
El senador por Arizona criticó regularmente las acciones del presidente, yendo tan lejos como para no votar por la derogación parcial del Obamacare, como se conoce a la ley de asistencia sanitaria impulsada por Barack Obama, y acabar así con la intención del actual presidente de eliminarla.
En los años transcurridos desde entonces, McCain fue el crítico republicano más ruidoso y, a menudo, solitario de Trump, especialmente cuando el presidente interrumpió alianzas estadounidenses de larga data.
A los ojos de McCain, la reunión de Trump en Helsinki con el líder ruso Vladimir Putin, a principios de este año, fue “una de las actuaciones más vergonzosas de un presidente estadounidense de que se tenga memoria”.
Rick Davis leyó un mensaje póstumo de McCain que, en varios párrafos, parece dedicado, sin nombrarlo, al actual inquilino de la Casa Blanca.

Milenio Diario